Compartir

Roma, 31 mar (EFE).- La ministra italiana de Desarrollo Económico, Federica Guidi, presentó hoy su dimisión después de que trascendiera un caso de presunto tráfico de influencias por el que mediante cambios normativos pudo favorecer a su novio y a sus empresas en el sector petrolífero.

Guidi comunicó su decisión al primer ministro, Matteo Renzi, y rechazó las acusaciones al asegurar “su buena fe y la corrección de su labor” en el Ejecutivo italiano, señaló en un comunicado.

“Considero necesario, por una cuestión de oportunidad política, presentar mi dimisión como ministro. Han sido años de espléndido trabajo juntos. Continuaré como ciudadana y empresaria trabajando por el bien de nuestro maravilloso país”, agregó.

La ministra tardó escasas horas en reaccionar ante las noticias que aseguraban que la Fiscalía de Potenza (sur) está investiga en la actualidad a su novio, Gianluca Gemelli, por supuestamente haber logrado beneficios de su relación con Guidi.

Es lo que se desprende de los actos judiciales divulgados hoy por varios medios italianos, que señalan que el novio de la ministra, Gemelli, pudo lograr que se introdujera una enmienda en los Presupuestos Generales de 2015 para beneficiar a sus empresas.

En concreto se alude a una enmienda introducida en el último momento, rechazada anteriormente, y que facilitaría la realización del Proyecto “Tempa Rossa”, un yacimiento petrolífero en la región de Basilicata (sur) explotado por la petrolera francesa Total.

Los investigadores consideran que Gemelli telefoneó a su novia para que este proyecto fuera aprobado y así beneficiar presuntamente a sus empresas, que operan en el sector de los hidrocarburos y con las que quería trabajar para la multinacional francesa.

En una interceptación telefónica hecha pública, la ministra asegura a su compañero sentimental que serán capaces de incluir la enmienda durante la tramitación de los Presupuestos en el Senado si está de acuerdo la ministra para las Reformas, Maria Elena Boschi.

Los magistrados creen que Gemelli “aprovechándose de la relación de convivencia que mantenía con la ministra de Desarrollo Económico, indebidamente se hacía prometer y obtenía (subcontratas) de Giuseppe Cobianchi, dirigente de Total”, publica la prensa italiana.

Tras hablar con la ministra, Gemelli llamó a Cobianchi y le dijo entre risas que el Senado incluirá la enmienda que permitirá desbloquear el proyecto de “Tempa Rossa”, muy criticado por las organizaciones ambientalistas italianas, según las mismas fuentes.

“Le llamo para darle una buena noticia. ¿Se acuerda de que hace tiempo hubo un jaleo, que se retiró una enmienda, razón por la que hubo de nuevo problemas en Tempa Rossa? Parece que hoy lograrán readmitirlo en el Senado”, le dice Gemelli a Cobianchi, según se lee en la transcripción de la interceptación telefónica.

Continúa señalando que “si se aprueba esta enmienda, que es lo que parece, que estén de acuerdo todos, porque Boschi ha aceptado incluirlo, está todo desbloqueado. Quería que lo supiera de antemano. Es una gran noticia”.

La investigación se enmarca en una indagación más amplia por la que hoy fueron detenidos cinco empleados del centro petrolífero de Viggiano, propiedad de la multinacional Eni y donde es tratado el petróleo extraído de los pozos de Val d'Agri (sur).

Han sido sometidos al arresto domiciliario acusados, entre otras cosas, de “organizar actividades para el tráfico y el desecho ilícito de residuos”.

Asimismo se han requisado algunas instalaciones productivas del centro de Viggiano por lo que Eni, en un comunicado, ha anunciado la suspensión temporal de su funcionamiento y que colaborará con la magistratura. EFE