Compartir

Madrid, 30 mar (EFE).- El lehendakari, Íñigo Urkullu, ha asegurado hoy que la convocatoria de unas nuevas elecciones generales resultaría “un fracaso de la política, también de la pretendidamente nueva”.

Así se ha manifestado el lehendakari en el primer foro Tribuna Autonómica, del diario El Mundo, que ha tenido lugar en Madrid con presencia de la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejería; consejeros del Gobierno autonómico, diputados del PNV y el dirigente del PP Iñaqui Oyarzábal, entre otros cargos.

Urkullu ha reconocido su preocupación por la “parálisis institucional” que supone más de cien días con un Gobierno en funciones, al que ha acusado de “falta de respuesta”, y por la “actitud refractaria a los acuerdos” de los partidos políticos.

“No nos podemos resignar a que puedan convocarse elecciones anticipadas como si fuera un designio inevitable del destino. Si vuelve a haber elecciones será porque los partidos no han sabido asumir la responsabilidad de llegar a acuerdos, así que volver a elecciones es un fracaso de la política, también de la pretendidamente nueva”, ha señalado el lehendakari.

Las perspectivas, sin embargo, no apuntan en esa dirección, a juicio de Urkullu, para quien la situación entre los partidos se encuentra “congelada”.

Por ello, ha apelado a negociar sin líneas rojas ni condiciones imposibles, que es algo de lo que ha hecho gala el PNV durante la legislatura autonómica, si bien esa actitud no la percibe en otros partidos, y en este contexto Urkullu ha citado a Ciudadanos con sus “líneas rojas” para cualquier negociación con los nacionalistas vascos.

También ha manifestado su confianza en que de la reunión de hoy entre los secretarios generales del PSOE y de Podemos “salga algo”, así como que el Gobierno central que se forme estas semanas o tras unos posibles comicios esté dispuesto a dialogar, a pactar y a tener en cuenta “la agenda vasca”.

En este sentido, ha añadido que esa “agenda vasca” es lo que el PNV ha puesto encima de la mesa de negociación con el PSOE, con la mirada puesta en un posible nuevo Gobierno. “Es una cuestión de respeto a los acuerdos adoptados por el Parlamento vasco”, ha añadido el lehendakari.

En esos ámbitos figuran autogobierno, materia fiscal, asuntos económicos, infraestructuras, memoria histórica, “paz y convivencia”, según sus palabras.

En todo caso, el lehendakari ha pedido capacidad de acuerdo para desatascar una situación de bloqueo que, ha recalcado, está afectando “a la reactivación económica”, pues se ralentizan inversiones y se pierde fuelle internacional.

Así la situación, ha dicho, “los partidos nacionalistas ven con asombro la dilación” de sus reclamaciones, lo que ahonda en esa “preocupación” por el tiempo perdido. “2016 no puede ser un año perdido y ya se ha consumido una cuarta parte del año”, ha ilustrado.

Urkullu ha exigido a los partidos negociadores que pongan fin a su comportamiento hasta la fecha, que está siendo “el maximalismo, el dogmatismo y el recurso fácil a las líneas rojas”.

“Es momento de alcanzar acuerdos, no perdamos el tiempo, nuestro deber colectivo es aprovecharlo”, ha sentenciado. EFE