Compartir

El Capitolio ha cerrado sus puertas por una amenaza potencial de seguridad. Según informan diversos medios locales, se han escuchado disparos en la zona del Centro de Visitantes y un hombre habría sido detenido tras atacar a un policía.

El ataque ha provocado que las autoridades solicitasen a los trabajadores del complejo que abandonen el edificio y se afanen en encontrar un lugar seguro en el que refugiarse.

Pese a que por el momento no se han realizado declaraciones oficiales al respecto, medios estadounidenses apuntan que el autor de los disparos ya habría sido detenido, citando a fuentes del Congreso norteamericano.

Actualmente la actividad política en el Capitolio se encuentra en un periodo de descanso, pero cada día numerosos turistas visitan sus instalaciones.

Tras la alerta, las fuerzas de seguridad han decidido bloquear el acceso a la residencia presidencial, por lo que la Casa Blanca también está cerrada hasta nueva orden.