Compartir

Víctor Martí

Barcelona, 28 mar (EFE).- Con la victoria del colombiano Nairo Quintana (Movistar), la 96ª edición de la Volta Ciclista a Catalunya, que terminó este domingo en Barcelona, puso el broche de oro a una edición con un cartel de lujo, la mejor receta para mantenerse en la elite del circuito ciclista internacional.

La organización saca conclusiones muy positivas de los siete días de competición y confía que la batalla que ha tenido lugar entre las principales espadas del pelotón sea una plataforma para que, en las próximas ediciones, las empresas privadas se animen a apoyar la tercera prueba por etapas más antigua por detrás del Tour de Francia y el Giro de Italia.

“Estoy muy contento. Deportivamente no podíamos pedir más. Organizativamente, como responsable de la carrera, estoy muy satisfecho y creo que dejamos el listón muy alto”, ha explicado a Efe el presidente de la Volta a Catalunya, Rubén Peris.

La de este año ha sido una de las ediciones con el cartel más completo de las últimas ediciones con la participación, entre otros, de Chris Froome (Sky), Alberto Contador (Tinkoff), Fabio Aru (Astana) o Richie Porte (BMC), todos ellos aspirantes a llevarse una de las tres rondas grandes del año.

Finalmente, otro aspirante a todo como Nairo Quintana fue el que se mostró más regular. En este sentido, Peris destaca la implicación de los principales nombres del pelotón. Prueba de ello es que la Volta llegó abierta hasta la última etapa, en las ocho ascensiones a Montjuïc, donde Quintana defendió el liderato, por delante Contador (Tinkoff) y Dan Martin (Etixx-Quick Step), que completaron el podio.

De hecho, entre los quince primeros puestos en la general han figurado nombres como el italiano Aru, vigente campeón del Giro de Italia, Froome, dos veces campeón del Tour de Francia y 'Purito' Rodríguez.

Todos ellos probaron su nivel en las dos etapas pirenaicas, tras las que Nairo Quintana demostró estar un peldaño por encima de sus rivales, si bien es cierto que todavía queda mucho para el Tour de Francia.

“Los corredores vienen aquí ha competir y a ganar. Ayer en Barcelona fue un espectáculo que hacía recordar las grandes tardes de ciclismo de la Volta de hace muchos años, personalmente estoy muy contento”, ha destacado Peris sobre la última etapa en la que los principales nombres del pelotón intentaron discutir la victoria de Quintana.

Además, la meteorología ha respetado al pelotón, uno de los grandes temores de los organizadores antes del inicio de la carrera. A ello se sumó el elenco de corredores, que unido al calendario de Semana Santa, aumentó la afluencia de público en las carreteras, especialmente en las dos etapas pirenaicas con final en las estaciones de esquí de La Molina y Port Ainé.

La Volta con uno de los carteles más brillantes de los últimos años puso ayer el punto y final. Después de siete días de espectáculo ciclista, el padre de la Volta ya piensa en el futuro y, sobre todo, en cómo podrá mantener el nivel con un presupuesto reducido.

“Esta edición de la Volta nos tiene que ayudar a poder consolidarnos y a trabajar algo más tranquilos”, ha aseverado el presidente de la Volta.

Peris es perseverante y, junto al ejercito de voluntarios que hacen posible la carrera, ya prepara la próxima edición de la ronda catalana en la que espera presentar, de nuevo, un cartel de lujo. EFE