Compartir

El Bakraoui, identificado por las autoridades belgas como el terrorista que se hizo explotar en la estación de metro el pasado martes, era buscado en el marco de la investigación de los atentados de París. Según ha anunciado la fiscalía belga, se le buscaba por haber alquilado bajo un nombre falso una vivienda en Charleroi (sur de Bélgica) utilizada por algunos asaltantes del 13 de noviembre antes del ataque.

De este modo, el fiscal reconoce ahora que desde el 11 de diciembre pesaban sobre él dos órdenes de arresto -internacional y europea- emitidas por el juez antiterrorista a cargo de la parte belga de la investigación de los atentados que dejaron 130 muertos en París. De hecho, todavía este jueves se podía ver en la página de Internet de Interpol la “ficha roja” contra este hombre, de 27 años y nacionalidad belga, buscado por Bruselas por “terrorismo”.

Khalid El Bakraoui, añade la fiscalía, era sospechoso de “haber alquilado, con la ayuda de un falso carnet de identidad belga a nombre de Ibrahim Maaroufi, una habitación en la rue du Fort de Charleroi que habría servido de escondite al grupo terrorista implicado en los atentados de París y que ha fue registrada el 9 de diciembre”.

El pasado martes, poco después de las 9 de la mañana, Khalid llevó a cabo un ataque suicida en la estación de meto de Maelbeek, muy cerca de las instituciones europeas en Bruselas, que dejó una veintena de muertos.Una hora antes, su hermano mayor Ibrahim, con otro kamikaze que este miércoles era identificado como Najem Laachraoui -igualmente vinculado a los atentados de París-, había provocado una doble explosión en el hall de salidas del aeropuerto internacional de Bruselas Zaventem.

En total, al menos tres miembros del comando de Bruselas habrían participado, de manera más o menos directa, en los ataques de noviembre en París, estableciendo así un vínculo formal entre los atentados más mortales en la historia de Bélgica y Francia. Además de los hermanos El Bakraoui, Najim Laachraoui -el otro suicida del aeropuerto- está relacionado con los atentados de París. Laachraoui está considerado por los investigadores galos como artificiero y posible coordinador. Su ADN se encontró en el material explosivo del Estadio de Francia y en Bataclan, así como en el apartamento de la comuna bruselense de Schaerbeek, donde aparentemente se prepararon las bombas del atentado de Bruselas. Además, fue identificado en un control en la frontera austriaca junto a Salah Abdeslam cuando venían de Hungría.