Compartir

Ginebra, 22 mar (EFE).- La oposición siria acusó hoy al Gobierno de Damasco de crear nuevos cercos militares sobre áreas pobladas, reforzar otros existentes y atacar con barriles explosivos a los civiles, al tiempo que participa en las negociaciones de paz en Ginebra.

“El régimen está endureciendo algunos cercos, creando otros nuevos en zonas donde hubo acuerdos locales de reconciliación y hace tres días arrojó barriles explosivos”, sostuvo el negociador Assad Al-Zoubi, que encabeza la delegación de la oposición.

El representante opositor sostuvo que algunas de esas situaciones se están produciendo en el área rural de Homs, en Alepo y en Latakia, con lo que el Gobierno está violando la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que establece el levantamiento de los cercos militares.

Asimismo, denunció que a la localidad de Berza (periferia norte de Damasco), donde en el pasado hubo un acuerdo con el Gobierno, hace cinco días no se permite la entrada de alimentos ni otros suministros vitales.

Al-Zoubi sostuvo que actualmente hay 25 áreas sitiadas, frente a 18 identificadas por la ONU, de las cuales siete -entre ellas una bajo control del grupo terrorista Estado Islámico- no reciben ninguna ayuda humanitaria desde hace tiempo.

La delegación de la oposición describió como “fructífera” la reunión de trabajo que tuvo hoy con el mediador de Naciones Unidas en las negociaciones, Staffan de Mistura, al que le presentó tres documentos.

El jefe del grupo de opositores precisó que habían presentado un documento sobre procedimientos, otro sobre la liberación de detenidos políticos y un tercero sobre lo que consideran “los principios básicos de la transición política en Siria”.

Al inicio de estas consultas diplomáticas, que empezaron el pasado día 14, la delegación gubernamental presentó a De Mistura un documento bajo un título similar, en el que el primer punto es la lucha contra el terrorismo.

Los delegados del Gobierno sirio siguen negándose a hablar de transición política, denunció Al-Zoubi.

“Pero esto es lo que la gente reclama, un órgano de gobierno transitorio que tome el poder para la organización de elecciones y la elaboración de una nueva Constitución y donde (el presidente Bachar) Al Asad, ni figuras claves de su régimen, tienen cabida”, agregó.

Aseguró que esa autoridad ejecutiva garantizaría la igualdad de todos los sirios, incluidas las minorías, así como las libertades civiles.

“Cualquier cosa que sea menos que eso sería inaceptable. Siria pertenece a todos los sirios, no a una persona que tiene sangre entre las manos”, señaló. EFE