Compartir

Un radar móvil situado a la altura del kilómetro número 4 de la autopista de peaje R4, sentido Madrid, detectó a un vehículo de gran cilindrada circulando a 297 km/h. Al ser inmovilizado por una patrulla de la Guardia Civil, los agentes comprobaron que su conductor era una persona discapacitada a la que se le había retirado el carnet tras perder todos los puntos.

Según ha informado la Guardia Civil, el conductor responde a las siglas V.M.A.G, tiene 36 años y es de nacionalidad española. Pese a que su discapacidad no le impide conducir, debe hacerlo exclusivamente en vehículos adaptados, algo que no sucedía con el Porsche 911, y a una velocidad máxima de 100 km/h.

Además, varias fuentes apuntan que el vehículo podría no tener en vigor el seguro obligatorio y que pertenecería a la marca comercial. De esta forma, todo indica que el detenido estaría probando el Porsche 911 con intención de comprarlo.

Al superar en 2,5 veces el límite de velocidad permitido, al conductor se le imputa un delito contra la seguridad vial y otro por conducir sin carnet de conducir.