Compartir

Buenos Aires, 19 mar (EFE).- El conservador Mauricio Macri cumple hoy 100 días como presidente de Argentina convencido de que acabó con el “aislamiento” del país e inició una nueva era de diálogo, en un periodo marcado por una nueva política económica y el acuerdo con los acreedores que demandaron al país hace más de una década.

Con la etiqueta “#100días” y el título en mayúsculas “Terminamos con el aislamiento”, el mandatario escribió hoy un breve mensaje en su cuenta de la red social Facebook acompañado de una fotografía en la que aparece junto a su par francés, François Hollande, en su reciente visita a Buenos Aires.

“Durante la campaña dijimos que queríamos empezar una nueva época en nuestra relación con el mundo, dialogar con todos los países y encontrar puntos en común que ayuden a desarrollarnos”, empieza diciendo Macri.

El mensaje concluye recordando que en este tiempo “y luego de varios años” -en clara referencia a los tres periodos consecutivos de Gobiernos kirchneristas- visitaron el país el presidente de Francia, François Hollande y el primer ministro de Italia, Matteo Renzi y recuerda que en los próximos días lo hará Barack Obama, presidente de Estados Unidos.

También la página Web de la Presidencia quiso conmemorar la simbólica cifra y destacó en un menú interactivo el “diálogo abierto” de Macri, quien desde que asumió el cargo se reunió con antiguos rivales electorales, líderes sindicales, con los gobernadores de las provincias y con otros políticos opositores.

No obstante, entre las muchas medidas que repasa, destaca la unificación del tipo de cambio y la normalización de la compra y venta de divisas y el acuerdo alcanzado con fondos que denunciaron al Estado por deuda en mora desde 2001 (que todavía ha de aprobar el Congreso), así como la reducción de gravámenes a las exportaciones agrarias e industriales o la ley para proteger los humedales.

También flexibilizó en gran medida las importaciones.

“Se han dado medidas bastante previsibles, coherentes con lo que Macri había expresado en su campaña. Tuvo algunos logros, como la rápida salida del cepo cambiario sin que se genere una escalada del dólar, aunque la inflación era, es y seguirá siendo la principal preocupación del Gobierno en 2016”, afirmó a Efe el analista Patricio Giusto, de la consultora Diagnóstico Político.

Sin embargo, el jefe de Estado no se ha librado de las protestas en la calle, sobre todo en respuesta a los más de 6.000 empleados públicos despedidos desde que llegó a la Presidencia, algo que el Gobierno achaca a que durante el kirchnerismo se ocultó el desempleo generando trabajo estatal innecesario.

La decisión de aprobar un nuevo protocolo que regula las protestas callejeras y el acuerdo con los acreedores litigantes fueron también objeto de fuertes manifestaciones callejeras.

Con la idea de que recibió de la expresidenta Cristina Fernández un Estado “plagado de clientelismo, de despilfarro y corrupción” y con un déficit de los más altos de la historia (está en el 7 % de su producto interior bruto (PIB)), el presidente señaló recientemente que desde que llegó al Gobierno se empezó a “destrabar” esos problemas.

Para el exrival de Macri y excandidato kirchnerista a la Presidencia Daniel Scioli los pros del Gobierno de Macri son que se le ha dado de “mayor competitividad e incentivos al campo y la voluntad de avanzar con mayor federalismo en las distintas reuniones con los gobernadores para generar los caminos que lleven a una distribución más equitativa”.

Al otro lado, entre los errores, Scioli, en declaraciones al diario La Nación, consideró hoy que está un uso “abusivo” de los decretos de necesidad y urgencia, algo que recuerda es un recurso que se usa “cuando se han agotado todas las instancias”.

También indicó que Macri no tomó medidas para que la gente pueda mantener el poder adquisitivo después de la “gran devaluación”, que fue producto del fin a las restricciones cambiarias.

“Hay cosas que se hicieron bien, otras que se hicieron mal y otras que aún no se hicieron”, consideró por su parte quien también fuera candidato presidencial por el Frente Renovador Sergio Massa, peronista disidente.

“Fueron positivas la salida del cepo cambiario, la eliminación de retenciones al campo y a las economías regionales. También, la intención de abrir la Argentina al mundo, el esfuerzo realizado para que las clases comiencen a tiempo y el nuevo clima de diálogo”, añadió.

En cambio, no duda en meter en el saco de los errores el “aumento drástico” de las tarifas en diversos servicios públicos, que a su juicio pone en riesgo la economía familiar y la situación de las pequeñas y medianas empresas.

Los dos exrivales de Macri coincidieron en que, entre otros asuntos, la prioridad ahora debe ser frenar la inflación.

Una encuesta reveló hoy que el 69 % de los argentinos aprueba la gestión del presidente, aunque la mayoría ve la actual situación del país con preocupación, si bien un 64 % cree que mejorará.

La situación económica es el principal problema para el 51 % de los argentinos, especialmente por la inflación y el desempleo.

En una entrevista, el mandatario reconoció esta semana que le “duele” que la inflación siga siendo alta y aseguró que “va a bajar” seguramente en el segundo semestre del año.

Eso sí, Macri, cuyo mandato, si nada lo impide, acabará en 2019, tiene claro que combatir al narcotráfico, lograr la “pobreza cero” y “unir a los argentinos” son los principales retos de su mandato, algo que no ha dejado de repetir en cada una de sus apariciones públicas. EFE