Compartir

Dos miembros de la tripulación del avión de FlyDubai que se estrelló esta madrugada en el aeropuerto de Rostov de Don (sur de Rusia) eran españoles, Alejandro Álava Cruz y Xavier-Alejandro Curbelo Caro. Otras 60 personas que viajaban en el aparato también han perdido la vida.

El Boeing 737-800 de Flydubai, que volaba de Dubai a Rostov del Don, se estrelló cuando trataba de dar otra vuelta en el aeropuerto y ha causado la muerte de sus 62 ocupantes, 55 pasajeros y 7 tripulantes.

“El avión se estrelló cuando trataba de dar otra vuelta y no durante el aterrizaje, como se dijo al principio. Hasta ese momento todo era normal: los pilotos se comunicaban con la torre de control y el capitán anunció que emprendía otra vuelta”, explicó en directo el corresponsal de la televisión pública rusa “Rossia 24”.

Los investigadores del Comité de Instrucción de Rusia trabajan sobre todas las versiones posibles, “entre ellas un error de la tripulación del avión, un fallo técnico de la aeronave y las malas condiciones meteorológicas“, señaló el portavoz de ese órgano judicial, Vladímir Markin.

Se espera que las dos cajas negras, que ya han sido localizadas, arrojen nueva información sobre lo sucedido.

El vídeo que circula por Internet pertenece a una cámara de seguridad de un comercio que captó los instantes del accidente. En él se puede ver como algo impacta primero contra el suelo y después una llamarada lo inunda todo.

“Ahora queda la identificación y repatriación de los cadáveres cuando las autoridades rusas los pongan a disposición”, señalaron las fuentes.

“El capitán de la aeronave es un ciudadano de Grecia. Entre la tripulación hay ciudadanos de España y Chipre”, dijo Buadidze al canal de televisión ruso “Rossia 24”.

En el Boeing 737-800 viajaban 55 pasajeros -18 hombres, 33 mujeres y 4 niños-, y 7 tripulantes, que murieron en el acto cuando el aparato chocó violentamente contra la tierra en torno a las 03.40 horas (00.40 GMT) a unos 250 metros de la pista de aterrizaje, según las autoridades aeroportuarias.

El aparato sufrió el siniestro debido previsiblemente a la falta de visibilidad provocada por una densa niebla, la incesante lluvia y el fuerte viento reinante, que los expertos calificaron de huracanado. Una nueva línea de investigación apunta a que sucedió cuando trataba de dar otra vuelta al aeropuerto antes de aterrizar.

Casi todos los pasajeros del vuelo FZ 981 eran ciudadanos rusos que habían disfrutado de sus vacaciones en Dubai.

“Era un vuelo turístico. Prácticamente todos los pasajeros eran turistas”, dijo Irina Tiurina, portavoz de la Unión de Touroperadores de Rusia, a medios locales.

Las autoridades descartan un posible incendio como causa del accidente y el Comité de Instrucción confirmó que la explosión se produjo cuando el Boeing se estrelló contra la pista de aterrizaje, por lo que se descarta un posible atentado terrorista.

Con todo, el Comité de Instrucción ha iniciado un proceso penal por violación de las normas de seguridad, con lo que se barajan dos causas del accidente: las condiciones climatológicas o el fallo humano.

En octubre pasado un avión de pasajeros ruso con 224 personas a bordo fue objeto de un atentado reivindicado por el Estado Islámico cuando sobrevolaba la península egipcia del Sinaí, lo que hizo temer que el accidente de hoy fuera en realidad un nuevo acto terrorista.

Medio centenar de efectivos de los servicios de emergencia rusos se personaron en el lugar del siniestro para extinguir el incendio y entre los escombros encontraron algunos restos de los pasajeros y tripulantes del aparato, aunque aún no han dado con las cajas negras.

El gobernador de Rostov, región limítrofe con el Cáucaso ruso, informó al presidente ruso, Vladímir Putin, sobre el accidente y la marcha de la investigación.

El aeropuerto de Rostov del Don, uno de los más grandes del sur de Rusia, cerró sus puertas nada más ocurrir el accidente, por lo que los aviones que debían aterrizar en sus instalaciones fueron desviados a la ciudad de Krasnodar.

Flydubai es una compañía de bajo coste fundada en 2009 por las autoridades de Emiratos Árabes y que cubre la ruta entre Dubai y casi un centenar de ciudades asiáticas y del este de Europa, incluido Moscú, Kiev, Sofía y Belgrado.

Tanto la compañía, como la corporación Boeing, han abierto su propia investigación para esclarecer las causas de la catástrofe.

El número de turistas rusos que viajan al exterior se ha reducido en más de un tercio en los últimos meses debido a la crisis económica, la devaluación del rublo y la suspensión de los vuelos hacia sus dos principales destinos -Egipto y Turquía-, éste último por motivos políticos tras el derribo de un avión de guerra ruso en la frontera con Siria.