Inicio Últimas Noticias

Presidente del PT pidió al Gobierno tomar medidas para evitar prisión de Lula

Compartir

Río de Janeiro, 18 mar (EFE).- El presidente del Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcão, presionó al Gobierno brasileño para que tomase medidas para evitar el posible cumplimiento de una orden de prisión preventiva contra el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, según una escucha telefónica divulgada hoy.

«Tenéis que moveros», dijo Falcão en una conversación telefónica el pasado 10 de marzo al entonces ministro de la Presidencia, Jaques Wagner, según los audios divulgados por la prensa.

El dirigente del PT hizo alusión a la jueza de la cuarta sala penal del Tribunal de Sao Paulo, que entonces era la responsable de analizar el pedido de prisión contra Lula en el marco de un caso por supuesto lavado de dinero.

«Alguna iniciativa tenéis que tomar. Porque está en la mano de una jueza de la cuarta sala que no sabe cuándo toma la decisión, pero puede tomar la decisión hoy», comentó el presidente del PT.

Según los medios, la conversación fue grabada por el operativo policial que investiga el caso de corrupción en Petrobras, el mismo día que la fiscalía de Sao Paulo presentó la orden de prisión preventiva contra el exmandatario.

En la conversación, Falcão también preguntó qué ocurriría «si se le nombra hoy» ministro a Lula, aunque aclaró que el expresidente todavía no había tomado una decisión al respecto, aunque estaba siendo presionado por su partido.

El nombramiento como ministro de la Presidencia le otorgó a Lula blindaje ante los tribunales convencionales, debido al fuero privilegiado con el que está protegido ese cargo, por lo que las causas en su contra pasarán a jurisdicción del Tribunal Supremo.

La jefa de Estado brasileña, Dilma Rousseff, nombró a Lula ministro de la Presidencia el pasado miércoles, en sustitución del propio Wagner, que pasó a ser jefe de Gabinete.

La investidura de Lula se realizó este jueves, pero fue suspendida una hora después por dos decisiones judiciales, que han sido recurridas por el Gobierno.

El pasado miércoles el juez responsable del caso Petrobras, Sergio Moro, divulgó una serie de grabaciones realizadas por medio de escuchas al teléfono de Lula, entre las que se incluye una grabación de una conversación con Rousseff.

En esa conversación, Rousseff le dice a Lula que le envió con un mensajero un documento con su nombramiento como ministro de la Presidencia para que lo use «en caso de necesidad».

El diálogo, según diferentes analistas, dejó traslucir que ambos estaban preocupados con la posibilidad de que algún juez ordenara la detención preventiva de Lula antes de que el exmandatario fuera investido como ministro.

La mandataria volvió a criticar hoy esas escuchas y su divulgación y afirmó que «no es válido» grabar a un presidente «sin autorización judicial», que tiene que ser concedida por el Tribunal Supremo.

«En muchos lugares quien pone escuchas a un presidente es arrestado, si no tiene autorización de la justicia», manifestó la jefa de Estado. EFE