Compartir

Marta Hurtado

Ginebra, 15 mar (EFE).- Las negociaciones de paz sobre el conflicto sirio entraron hoy en substancia al entregar las partes beligerantes al mediador sendas listas con los temas prioritarios de la discusión, un proceso que, sin embargo, puede encallar al insistir la oposición en la necesidad de que el régimen libere a los presos políticos.

En la segunda jornada de la nueva ronda de negociaciones de paz, el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, tuvo hoy un encuentro con la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), principal alianza opositora, tras reunirse el lunes con la delegación gubernamental.

En una comparecencia ante la prensa, el mediador confirmó que había recibido de las dos partes sendas listas con los temas que cada delegación considera primordiales para la discusión negociadora.

Consultado en reiteradas ocasiones sobre el contenido de las mismas, De Mistura declinó responder y recordó que es su papel de mediador mantener en secreto el contenido de las propuestas de las partes, para poder usarlas en el proceso diplomático.

“La ventaja del mediador y la función del mediador es conseguir toda la información de todas las partes para ver si hay temas de discordia o temas de concordancia, y poder identificar los aspectos comunes para avanzar”, declaró.

Dijo no saber aún si él mismo propondría a las partes un documento con el que trabajar, aunque no lo descartó.

“Vamos a analizar las ideas de las partes y ver cuáles son las repeticiones, contradicciones e incluso coincidencias, y al menos en cuestión de principios podrían estar sorprendidos de que hay algunas áreas en común”, subrayó.

Sin embargo, el mediador anticipó que “las negociaciones serán muy duras porque la distancia (entre las partes) es muy grande”.

A la intervención ante la prensa del enviado especial, le siguió una de la CSN.

La delegación opositora dijo desconocer el contenido de las propuestas gubernamentales y tampoco compartió las propias, aunque sí que dijo que la discusión se había centrado esencialmente en el proceso de transición, uno de los tres puntos incluidos en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad y que son las base de las negociaciones.

“Le hemos entregado al mediador los principios generales que deberían guiar el proceso de transición”, señaló a la prensa Bassma Kodmani, una de las principales negociadoras.

“No tenemos ninguna indicación de cuales son los puntos compartidos por el régimen, pero esperamos que De Mistura nos los haga conocer. Por nuestra parte entregaremos en los próximos días elementos más concretos sobre el proceso de transición”, agregó Kodmani.

Dicho esto, la delegada opositora especificó que antes de que la negociación substantiva comience propiamente dicha, quieren que el régimen cumpla con el requisito de liberar a los presos políticos.

“La liberación de detenidos es una obligación y se debe acatar. No es un aspecto a negociar”, sostuvo Kodmani, quien pidió celeridad en la resolución de este tema porque, según ella, el régimen de Bachar al Asad “ejecuta prisioneros diariamente”.

En su rueda de prensa, De Mistura asumió que la liberación de prisioneros era un tema pendiente.

“En esta cuestión no hemos tenido, hasta ahora, casi nada en términos de resultados y pienso que el grupo humanitario puede encargarse de esto”, afirmó, dando ya una posible primera solución a la demanda.

Agregó que un segundo grupo de trabajo que existe para supervisar el cese de las hostilidades también podría colaborar en ese fin, al tiempo que enfatizó que saben que “será un tema difícil de resolver y nosotros ayudaremos, pero hay que solucionarlo”.

Una comisión de la ONU que investiga los crímenes durante la guerra civil en Siria cifró hoy en miles el número de prisioneros en centros de detención conocidos y clandestinos.

Otro asunto planteado fue el acceso humanitario a localidades sitiadas y a donde todavía no ha podido entrar ningún tipo de ayuda, a pesar de los progresos en este ámbito en las últimas semanas.

De Mistura y Kodmani mencionaron en particular el caso de Daraya, en la periferia de Damasco, “donde no ha entrado asistencia en cuatro años”, denunció la líder opositora, quien incluyó también en las zonas prioritarias, los alrededores rurales de Homs.

Al inicio del encuentro, el mediador y la delegación opositora conmemoraron el quinto aniversario del inicio de la contienda -hoy hace un lustro- y recordaron a las víctimas del conflicto.

“Hicimos un minuto de silencio pero debíamos haber hecho 300.000”, sostuvo el mediador, en referencia a las víctimas mortales que ha causado la guerra civil siria. EFE

mh/emm

(audio) (foto) (vídeo)