Compartir

Alfonso Fernández

Washington, 15 mar (EFE).- La Reserva Federal (Fed) de EEUU inició hoy su reunión de dos días para debatir la política monetaria, en un momento de dudas sobre las futuras alzas de tipos de interés y el ajuste monetario en un contexto de marcada debilidad global.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, en inglés), órgano de la Fed que dirige la política monetaria, emitirá mañana a las 14 hora local (18 GMT) su esperado comunicado.

Los mercados han descartado de manera mayoritaria una posible subida de tipos de interés en esta reunión después de las perspectivas menos favorables emitidas por la Fed en sus encuentros de enero, especialmente ante la volatilidad financiera global y la debilidad de economías emergentes como China.

“La volatilidad de los mercados y las declaraciones de funcionarios de la Fed en respuesta parecen haber convencido a los mercados de que no es probable un ajuste en este encuentro, por lo que es improbable que se lleven a cabo cuatro alzas de tipos este año”, apuntó David Kelly, jefe de estrategia global J.P. Morgan Funds, en una nota.

El próximo alza de tipos se prevé que se produzca en la reunión de junio.

Kelly comentaba así los pronósticos lanzados por la propia Reserva Federal a comienzos de año sobre cuatro subidas de tipos a lo largo de 2016.

En diciembre de 2015, el banco central estadounidense elevó las tasas de referencia un cuarto de punto hasta situarlas entre el 0,25 % y el 0,50 %, el primer ajuste monetario en EEUU desde 2006.

Pero los últimos acontecimientos globales, con unas perspectivas atemperadas, la fortaleza del dólar y el redoble en el estímulo monetario por parte del Banco Central Europeo y Japón parecen haber decantado al organismo dirigido por Janet Yellen hacia la cautela.

La división de opiniones en el seno de la Reserva Federal, no obstante, es obvia.

La pasada semana Lael Brainard, gobernadora del banco central, pidió “paciencia” de cara a una posible nueva subida de los tipos de interés, mientras el vicepresidente, Stanley Fischer, afirmaba en otro acto que la inflación está dando síntomas de aceleración en el país, lo que abría la puerta a futuras alzas de tipos.

Como consecuencia, la presión pasa ahora a la rueda de prensa de Yellen, que se producirá después de la divulgación del comunicado de la FOMC y en la que deberá explicar sin comprometerse la senda del banco central.

En esta ocasión, la Reserva Federal también dará a conocer la actualización de sus previsiones macroecónomicas para EEUU, que en diciembre pasado situó en una expansión del 2,4 % y un desempleo del 4,7 % para el cierre de este año.

A esta lluvia de opiniones se sumó hoy Alan Krueger, economista experto en mercados laborales y exasesor del presidente de EEUU, Barack Obama, que aseguró “esperar que la recuperación continúe”, lo que significa “avanzar en un ritmo de ajuste más deliberado con dos o tres subidas en 2016”.

Si bien el panorama global parece ahora más sombrío, los indicadores económicos en Estados Unidos apuntan a una consolidación del repunte económico.

La tasa de desempleo se situó en febrero en el 4,9 %, la más baja en casi ocho años, y el ritmo de crecimiento económico en el último trimestre de 2015 se revisó al alza hasta una tasa anualizada del 1 %.

Por su parte, Wall Street abrió hoy a la baja y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, perdía un 0,47 % arrastrado por el petróleo y un dato peor de lo esperado sobre las ventas minoristas, a la espera de noticias de la Fed. EFE