jueves, 24 septiembre 2020 2:03

Barberá declarará ante el juez y los ediles investigados seguirán en el cargo

Valencia, 15 mar (EFE).- La senadora Rita Barberá ha aceptado el ofrecimiento del juez de Valencia que investiga el supuesto blanqueo de capitales en el PP valenciano de declarar ante él, en el mismo día en que los concejales populares investigados en esa causa han anunciado que seguirán en el cargo y pedirán el sobreseimiento.

Un día después de que el juez que instruye el caso Imelsa levantara el secreto de sumario de la pieza sobre el supuesto blanqueo, Barberá ha dado su segunda rueda de prensa en diecinueve días para anunciar que declarará ante el juez, y para recordar en la línea del partido para dejar el acta es la apertura de juicio oral.

Barberá ha sostenido que colaborará “incondicionalmente” con la justicia, aunque no ha precisado cómo declarará ante el juez -que ofrece la posibilidad de hacerlo por escrito- ni cuándo, dentro del plazo de veinte días otorgado por el juez tanto a ella como al diputado autonómico Miquel Domínguez.

En todo caso, la exalcaldesa ha indicado que explicará “la verdad” que conoce, que es que no ha contribuido, ni ordenado, ni conocido ningún blanqueo de dinero ni una caja b en el partido, ni ha entregado ningún “dinero negro”, ni existe financiación ilegal del PP ni hay “una trama por dar mil euros”.

Sobre las conversaciones telefónicas que figuran en el sumario, ha rehusado pronunciarse, porque no sabe qué “intencionalidad” tienen ni si están “preparadas”, como en la que la exedil María José Alcón explica que su marido, Alfonso Grau, le recriminó a Barberá que estaba pagando por Nóos, cuando era cosa de ella.

Barberá ha reiterado que no va a dimitir, porque no ha cometido ningún delito; ha asegurado que “absolutamente nadie” en el PP le ha pedido que dé un paso atrás, y ha insistido en que los estatutos marcan que el acta se debe dejar cuando se abre juicio oral, algo que está “más claro que el agua”y que comparte.

La senadora ha asegurado que ha hablado con el líder del PP, Mariano Rajoy, pero no va decir nada sobre “conversaciones privadas” que han sido “muy amables”, y ha lamentado la “imputación global” que se ha hecho del grupo popular municipal por presunto blanqueo de capitales.

Poco más de una hora después de la rueda de prensa Barberá, han comparecido en el grupo municipal popular los concejales investigados (imputados) en esta causa, para anunciar que seguirán en el cargo, a pesar de que la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, dijo que dejarían el acta si seguían imputados al alzarse el secreto del sumario.

Acompañado de los ediles y asesores del PP, el portavoz del grupo municipal, Alfonso Novo, ha asegurado que no hay “pruebas de cargo ni datos que demuestren comisión de delito, solo declaraciones de testigos”, y ha pedido al alcalde de Valencia, Joan Ribó, que no cese a asesores de este grupo, porque el caso será sobreseído.

Novo ha afirmado que los únicos indicios que aparecen en el sumario surgen como consecuencia de las grabaciones hechas a la exconcejal María José Alcón, esposa del exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau, procesado en el caso Nóos, de quien ha destacado que está también investigada en la causa principal del caso Imelsa, sobre supuesto amaño de contratos.

En el capítulo de reacciones, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera “un paso adelante muy importante” que le deja “tranquilo” la aceptación de declarar de la exalcaldesa, si bien el vicesecretario del PP Javier Maroto ha visto “insuficientes” las explicaciones de Barberá.

El president de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, ha opinado que Barberá está “haciendo mucho daño” a la Comunidad Valenciana y al PP, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha opinado que la exalcaldesa es “un paso más en la podredumbre” del PP. EFE

ca-lb-jmm/jlg

(foto) (vídeo) (audio)