Compartir

Podemos quiere acabar con la idea actual que la gran mayoría de empresas tiene de los becarios. El grupo parlamentario de izquierdas ha planteado al actual gobierno en funciones (le petición también se traslada al nuevo Ejecutivo) que se regularice la situación de más de 180.000 jóvenes que sufren a diario “el fraude generalizado de las prácticas y su laxa regulación”.

Desde Podemos y sus confluencias se pretende establecer un límite de 500 horas anuales (nunca más de seis horas diarias) y con un salario que se prorratee en función de las horas trabajadas, teniendo como referencia el SMI (Salario Mínimo Interprofesional). Además se quiere limitar el número de convenios a uno por cada plan de estudios y que el máximo del 5% de la empresa sean becarios.

Segundo González, diputado de Podemos en el Congreso de los Diputados, ha asegurado que el objetivo es cambiar que las prácticas de empresa sirvan para poder cubrir el puesto de trabajadores indefinidos en periodos como las vacaciones.

En ese sentido, el Estatuto de los Trabajadores, explica González, queda “sin valor”, algo que provoca un fallo del sistema y a su vez una forma de “desincentivar la contratación de las empresas de nuevos trabajadores”.