Compartir

El Cairo, 11 mar (EFE).- Los ministros de Exteriores de la Liga Árabe declararon hoy grupo terrorista al movimiento chií Hizbulá, uno de los principales actores políticos del Líbano.

Esta decisión se produce una semana después de que los ministros árabes de Interior y los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) tomaran la misma medida, en el marco de un aumento de la tensión entre los regímenes y movimientos suníes y chiíes en Oriente Medio.

En el comunicado final de una reunión ordinaria de los titulares de Exteriores de la Liga Árabe, estos también condenaron “la injerencia continúa de Irán en los asuntos internos de Baréin” y acusaron a Teherán de “apoyar el terrorismo en ese país a través de las armas y de formación”.

Asimismo, acusaron a la Guardia Revolucionaria iraní y a Hizbulá de intentar desestabilizar el orden y la seguridad en dicho reino del golfo Pérsico.

La nota aseguró que “las injerencias iraníes” se contradicen con el concepto de no injerencia, tal como lo estipulan la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional.

Además, pidieron al Gobierno iraní que ponga fin a las campañas mediáticas contra los países árabes, a la injerencia en sus asuntos internos y a las políticas que provocan la discordia sectaria en la región.

Los ministros también instaron a Teherán de cesar su apoyo a los grupos que propagan los conflictos en la zona, en referencia a Hizbulá y a los rebeldes hutíes del Yemen.

Asimismo, los jefes de las diplomacias árabes elogiaron los esfuerzos de los servicios de seguridad bareiníes que a principios del pasado mes de enero desarticularon una célula que supuestamente planeaba ataques en ese país.

Durante los turnos de intervención, la delegación saudí abandonó temporalmente la sala de reuniones cuando el delegado iraquí defendió a Hizbulá.

El CCG, formado por Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Catar, Kuwait, Omán y Baréin, justificó la decisión de declarar terrorista a Hizbulá, tomada el pasado día 2, por las “continuas acciones hostiles realizadas por los miembros de estas milicias para reclutar a jóvenes de los países del CCG para lanzar operaciones terroristas”. EFE