Compartir

Madrid, 10 mar (EFE).- Las negociaciones para formar Gobierno siguen sin avances significativos casi una semana después de la fallida investidura del socialista Pedro Sánchez, pese a que todos los partidos insisten en su interés por evitar nuevas elecciones, que se celebrarían el 26 de junio.

Desde A Coruña, donde ha mantenido una apretada agenda, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha hecho un llamamiento a no repetir los comicios, ha dejado claro que él “desde luego” volverá a dar “un paso al frente” y ha emplazado a las “fuerzas del cambio” a aprovechar la “oportunidad”.

Sánchez ha asegurado tener “determinación, fuerza, ganas y ambición” para alcanzar el objetivo: “Que Mariano Rajoy no siga un día más como presidente del Gobierno”.

Para lograrlo, ha vuelto a tender la mano al líder de Podemos, Pablo Iglesias, a quien ha instado a hacer posible “ese cambio” y no tener que repetir las elecciones.

“Cualquier tipo de aritmética parlamentaria pasa inevitablemente por el PSOE”, ha advertido Sánchez, una premisa que reconocen también desde el PP, cuyos dirigentes han reiterado su propuesta de Gobierno de “gran coalición”, pero sin concretar.

Así, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, ha reconocido que la “aritmética” ha dado a Sánchez “lo que la Constitución sólo reserva al presidente del Gobierno cuando no está en funciones”, que es la “posibilidad de convocar elecciones”.

En declaraciones en el Congreso, Ayllón ha hecho hincapié en que, al ser Sánchez en este momento la “pieza clave” para formar Gobierno, también es suya la “clave de la responsabilidad” de que no se consiga.

“Si hay nuevas elecciones porque somos incapaces de formar Gobierno, será solo y exclusivamente responsabilidad del señor Pedro Sánchez”, ha recalcado.

Ayllón ha sostenido asimismo que el PP mantiene la “puerta abierta para cualquier fórmula de entendimiento” en torno a un Gobierno encabezado por ellos, como fuerza más votada.

Para el vicesecretario general de Sectorial del PP, Javier Maroto, el “rechazo frontal” del PSOE hacia su partido, el “no es no” y la actitud de “bloqueo” van “a perseguir” a Sánchez.

Maroto además ha cerrado filas con Rajoy frente a las palabras del expresidente murciano Alberto Garre y otros ex dirigentes del PP que dijeron que había un “clamor silencioso” para que el presidente diera “un paso atrás”.

Preguntado por si descarta completamente que Rajoy se aparte, Maroto ha contestado que lo “único” que descarta es que el PP “no vaya a dar un paso al frente” y ha insistido en que el propio presidente del Gobierno “ha dejado muy clara su posición, que no tiene ninguna intención de dar ese paso”.

Y ha aprovechado para criticar la falta de “coherencia” del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que tras las elecciones dijo que él no “iba a hacer las primarias a nadie” y ahora “pide cabezas”.

“Intocable” como candidato es como ve a Rajoy la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría.

“El clamor en el PP pasa por que Rajoy sea el presidente”, ya que lo demás “son voces interesadas detrás de las que solo hay ambiciones personales o frustraciones individuales”, ha dicho el portavoz parlamentario del PP Rafael Hernando.

Ciudadanos, por boca del secretario general de su grupo en el Congreso, Miguel Gutiérrez, ha calificado de “incomprensible” la renuncia del PP a celebrar reuniones conjuntas con los equipos de su partido y del PSOE, aunque ha subrayado que “llamará y seguirá llamando” a los populares para unirlos al pacto.

“No parece de recibo que el PP, que lo que quiere es un gran acuerdo con Ciudadanos y con el PSOE, no se quiera sentar; no sé cómo piensa llegar a un acuerdo sin sentarnos todos juntos: es totalmente incomprensible”, ha explicado Gutiérrez.

La secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, integrada en la corriente Anticapitalista que aboga por centrarse en preparar ya la campaña electoral, ha asegurado que tampoco quiere elecciones, que serían un “fracaso”, porque el mensaje que se traslada a la ciudadanía es que “ha votado mal”. EFE

ess-cor/agc

(foto) (vídeo) (audio)