Compartir

Este miércoles 'eldiario.es' ha publicado en exclusiva los mensajes que habría intercambiado supuestamente el empresario Javier López Madrid con los Reyes de España, identificados en la conversación como 'Ltzia' y 'PF PT'.

Además del “compi yogui” que acompañaba el beso que concluía el mensaje enviado por 'Ltzia', otro de los puntos que no ha pasado desapercibido, y menos en la redacción de 'LOC', ha sido el siguiente: “Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier”.

El calificativo ha propiciado que Iñaki Gil, director adjunto de 'El Mundo', haya publicado una carta abierta en el medio para responder a Su Majestad la Reina de España, a quien se dirige con el tratamiento que se merece porque “no gozo del favor de pertenecer a su círculo de amistades como para llamarla simplemente Letizia, menos aún para apocoparla en Ltzia”, ni tampoco “osaría dirigirme a usted como 'compi yogui'”.

Iñaki Gil reconoce que “me alegra conocer, Señora, que se encuentra Usted entre los más de seis millones de personas que leen cada mes La Otra Crónica”.

El director adjunto de 'El Mundo' asegura que respeta su opinión, al igual que “nosotros también opinamos sobre Usted” y que, pese a difundirse su comentario en varias páginas web, “no espero de Usted una nota de disculpa”. A los compañeros de 'El Mundo' y 'La Otra Crónica' les basta “con que nos permita seguir haciendo libremente nuestro trabajo, que fue el suyo, y que nos siga leyendo”.

“A mi juicio, las disculpas son lo de menos. Son gajes del oficio, el mío digo, no el suyo. Un rifirrafe entre periodistas. Lo de más es lo que sigue en su desafortunado mensaje a Javier López Madrid, empresario, consejero delegado del Grupo Villar Mir, al que la Fiscalía le pide un año y medio por apropiación indebida en el caso de las tarjetas blackde Caja Madrid. Sorprende que, cinco días después de conocerse la lista de beneficiarios del plástico opaco, usted se solidarice con él. Contrasta esta actitud con la salida fulminante de la Casa Real de otro beneficiario de las dádivas negras de la caja rescatada, Rafael Spottorno, consejero privado de su esposo, el rey Felipe VI, que fue apartado del cargo”.

En palabras de Iñaki Gil, “una Reina no puede dejar de comportarse como tal ni un segundo” ni permitirse “confianzas de 'compi yogui' con alguien que se ha demostrado poco de fiar”.

Puedes leer la carta íntegra en elmundo.es.