Compartir

Girona, 8 mar (EFE).- El convergente Albert Ballesta dejará hoy la alcaldía de Girona después de apenas dos meses desde que accedió al cargo para sustituir al ahora presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Según han confirmado fuentes de su partido y del consistorio, Ballesta da este paso para permitir que se apruebe el equipo de Gobierno (cartapacio municipal), tras el rechazo que obtuvo en pleno de toda la oposición, con la excepción del PP.

La sustituta de Albert Ballesta será la primera teniente de alcalde, Marta Madrenas, cuyo nombre ya estuvo sobre la mesa en las conversaciones para sustituir a Puigdemont, aunque las tensiones en el seno de CiU derivaron en la elección de Ballesta, que ocupaba el decimonoveno lugar en la lista electoral.

El hasta ahora alcalde gerundense vio cómo además se complicaba su estreno con una toma de posesión, en la que empleó una fórmula de juramento errónea que obligó a su repetición.

Después, se aireó el sueldo que pretendía otorgarse, inicialmente de 75.000 euros, aunque el pacto con PP y Ciudadanos lo reducía a 73.000 y, finalmente, establecido en 68.500 para contentar sin éxito a ERC-MES, el socio de gobierno al que CiU siempre ha querido seducir.

El gobierno nacionalista, que está en minoría, había llegado a un acuerdo con los populares y con Ciudadanos, pero esta última formación se echó atrás en el último momento por divergencias con el posicionamiento sobre el proceso soberanista.

El turno será para Marta Madrenas, quien anunciará en las próximas horas su acceso a la alcaldía de Girona, y es posible que sondee un acuerdo con los socialistas para sacar adelante la gestión del consistorio gerundense.

El todavía alcalde de Girona, Albert Ballesta, ofrece a las 11 horas de hoy una rueda de prensa, en la que será preguntado sobre todas estas cuestiones.- EFE