Compartir

Madrid, 7 mar (EFE).- El líder socialista, Pedro Sánchez, ha pedido hoy al de Podemos, Pablo Iglesias, que “si no es valiente” y “si no tiene coraje para sumarse al cambio” con él y con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, al menos “no lo bloquee” y permita un gobierno de minoría del PSOE y C's.

Sánchez ha invitado a Iglesias a “dar un paso al frente y decir sí al cambio” en vez de “situar en el terreno del chantaje, del veto o de la línea roja” cualquier posible entendimiento con el PSOE.

“Le digo a Iglesias que sea valiente, dé un paso al frente y diga sí al cambio, y si no es valiente y no tiene ese coraje, al menos que nos deje liderar ese cambio y no lo bloquee”, ha asegurado Sánchez en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Comisión Permanente de la Ejecutiva del PSOE en la sede de Ferraz.

Según Sánchez, tras su fracasada investidura, solo sigue habiendo dos opciones para evitar elecciones: “cambio o continuidad” del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

Para el líder del PSOE, es “inexplicable” que Podemos “se alíe con el PP y siga siendo la única tabla de salvación” de Rajoy.

Por ello, ha exigido a Iglesias que “no reparta carnés de socialistas” cuando “ha traicionado” a sus votantes al impedir su investidura la semana pasada.

“Nunca diré que PP y Podemos son iguales, pero millones de españoles que votaron a Podemos no entienden como un partido que se dice de izquierdas vote en contra de un partido de izquierda”, ha recriminado a Iglesias.

El secretario general ha confesado que tras las elecciones generales, “por afinidad ideológica”, pensaba que se iba a “entender más y mejor” con Iglesias que con Rivera.

Pero ha lamentado que cada vez que le ha tendido la mano al líder de Podemos, “lo que ha hecho ha sido descalificar la historia y la memoria del PSOE o bien buscar excusas para no sentarse a la mesa o situar en el terreno del chantaje, del veto o de la línea roja cualquier tipo de posible entendimiento con el PSOE”.

“No entiendo a qué tanto rencor y odio de Iglesias al PSOE. El coste que está pagando España es enorme en términos de gobernabilidad y de que se produzca ese cambio”, ha exclamado Sánchez.

Ha confirmado que el PSOE, de la mano de Ciudadanos, va a abrir en breve una ronda de conversaciones con partidos y asociaciones sociales.

No ha detallado el calendario de los encuentros, ni quiénes participarán en ellos, si los líderes o los equipos negociadores, pero ha subrayado que la vocación compartida con C's es “no excluir a nadie”.

Por ello, se ha mostrado dispuesto a reunirse tanto con Iglesias, como con Rajoy, pero les ha advertido de que no hablará con ellos “de sillones, ni de vicepresidencias, sino de políticas”.

En el caso del presidente del Gobierno en funciones, le ha recordado que PSOE y Ciudadanos suman más diputados que los del PP, al que ha recordado que “está aislado y solo en el Parlamento” sin el apoyo de ningún grupo.

Ante el anuncio de Rajoy de que será él quien convoque a Sánchez, éste le ha respondido: “Soy humilde, pero tengo la ambición de que haya un gobierno de cambio. Le recuerdo que detrás de mí hay 131 diputados”.

Por ello, ha asegurado que estaría “encantado” de mantener esta cita, pero solo para abordar “cuestiones que tienen que ver con el Gobierno en funciones”.

Ante la petición de que se reactive la mesa 'a cuatro' con PSOE, Podemos, IU y Compromís, Sánchez ha agradecido la iniciativa del líder de IU, Alberto Garzón, pero le ha replicado que “en lugar de convocar reuniones”, se siente con los socialistas y con Ciudadanos para ver cómo puede ayudar al gobierno de cambio.

Sánchez ha subrayado que su referencia va a seguir siendo el pacto con Ciudadanos, un acuerdo que “no es una imposición”, sino que está abierto a enriquecerse” con las propuestas de otros grupos.

“Es la única solución ahora mismo para el país y es una alternativa progresista, reformista y que cumple con lo mandado por los españoles, que es que no haya gobiernos partidistas y monocolor, sino transversales y horizontales”, ha sostenido.

El secretario general ha vuelto a garantizar que el PSOE no votará ni a Rajoy, ni “a ningún otro candidato del PP”.

Ante la posibilidad de que Rajoy abandonase el liderazgo del PP, Sánchez no ha querido pronunciarse si este hecho podría hacer más fácil explorar una vía de acercamiento a los populares: “No valoro esa hipótesis. Cuando se produzca lo valoraré”.

Sánchez ha comenzado su intervención desmintiendo de forma “clara y rotunda” que el PSOE podría retirar el apoyo a las alcaldías que están en manos de las marcas afines a Podemos, como las de Madrid, Cádiz o Zaragoza, como publica hoy el diario El País.

“No vamos a desestabilizar ningún gobierno municipal que estemos apoyando desde la oposición. No vamos a hacer responsables a los ciudadanos de Madrid, Zaragoza o Santiago del sectarismo de Iglesias”, ha dicho Sánchez, quien ha añadido que los socialistas seguirán haciendo una oposición “leal y exigente” en esas ciudades.EFE

cpg-lr/emc