Compartir

1Todo el mundo ha escuchado la frase: “Tenemos los políticos que merecemos”. El caso es que aunque mu

Todo el mundo ha escuchado la frase: “Tenemos los políticos que merecemos”. El caso es que aunque mucha gente se revela contra ello y no crea merecer tal castigo, la frase expresa en el fondo una idea que cualquier persona inteligente tiene en cuenta: los políticos son gente. Es decir, personas como tú o como yo sujetos a sus vicios, pasiones y exclavitudes. En algunos casos, esa inclinaciones más o menos confesables les lleva a meterse en líos legales. Mientras, en otras, como el más común de los mortales, son capaces de continuar su vida sin tener que rendir cuentas a la sociedad o esconder la cabeza como un avestruz. Con vergüenza y deshonra. En nuestro país tenemos más fijación con el robo que por la 'jodienda', pero hay algunos escándalos al margen del vil metal. Sin embargo en Reino Unido, la tendencia el látex, los látigos de siete puntas o el transformismo hacen que muchos responsables públicos o políticos vean como sus nombres e arrastran por el fango.Pero vayamos con el caso que ilustra el artículo. En la actualidad no está suficientemente dimensionado y, por tanto, no sabemos como acabará el caso del presidente Evo Morales, que ya ha pedido a la familia de Gabriela Zapata, su examante, poder ver al hijo que creía muerto. Aún más, ha solicitado públicamente recuperar un tiempo que él considera robado, no perdido. “Que me lo traiga, estoy esperando, tengo derecho de verlo y cuidarlo, asumir mi responsabilidad”, dijo el presidente en rueda de prensa. Pero sin duda, su reputación saldrá tocada ya que se agolpan muchas preguntas: ¿Cómo y por qué estaba relacionada su ex amante -una empresaria de cierto éxito- con el poder institucional y por qué está acusada de corrupción? ¿Por qué no acudió al supuesto funeral de su hijo? Y de las respuesta que vayamos encontrando en el camino dependerá, en el futuro, la consideración que pueda merecer el mandatario andino… ¿O quizá no?Los políticos tienen vida privada y no habría que advertir que tienen todo el derecho del mundo a preservarla de los focos. Y sería impensable en nuestro país la exposición a la opinión pública de la vida privada de los candidatos norteamericanos. Parece razonable… ¿A quién le puede interesar los noviazgos y amantes que se ocultaron, las relaciones extramaritales, pasión por el coito o la exclavitud por las drogas o el alcohol que forman parte de la vida de lso demás y de algunos políticos? Unos casos son más graves que otros. Hay comportamientospunibles y otros que no deberían ser motivo para ningún escarnio. El caso es que hemos querido contar los más sonados, los que más sorprendieron o que más escándalo provocaron. Estos son  algunos nombres que asaltaron las primeras planas y los espacios de los medios de comunicación: Olvido Hormigos¿Quién iba a conocer esta anónima concejal de Los Yébenes (Toledo) si su cuerpo semidesnudo no hubiera rodado por miles de teléfonos móviles en España? Sin esas imágenes privadas y eróticas no habríamos sabido que Hormigos tenía una aventura extramarital con un modesto futbolista de categoría aficionada del club local. No se sabe muy bien por qué, quién y con qué interés se difundió su vídeo erótico. La protagonista siempre habló de “vendetta política” y acusó al entonces alcalde de aquel ayuntamiento de difundir el documento desde el correo de Alcaldía. La juez no lo tuvo en cuenta. Y aunque en principio el PSOE apoyó a su militante, luego la vida y la fama separó a Olvido de aquellas siglas y del trabajo por los demás…

Atrás