Compartir

Naciones Unidas, 25 feb (EFE).- Las nuevas sanciones a Corea del Norte propuestas por EE.U y China al Consejo de Seguridad de la ONU incluyen la obligación de inspeccionar los cargamentos con origen y destino en el país y duras limitaciones al comercio.

Así lo adelantó hoy la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Samantha Power, tras presentar el resto de miembros del Consejo un borrador de resolución que, a priori, se votará a lo largo de este fin de semana.

Además de inspecciones sistemáticas de mercancías, las nuevas medidas prohibirán la venta al país de todo tipo de armas convencionales y de combustible para la aviación e introducirán importantes limitaciones a sus exportaciones de algunas materias primas.

“Si se adoptan y se aplican totalmente, estas sanciones constituirán un gran aumento de la presión”, dijo Power a los periodistas tras una reunión a puerta cerrada con el resto de miembros del Consejo de Seguridad.

Entre las medidas figura un embargo total a la venta de armas ligeras, que completa las restricciones ya en vigor en este ámbito, así como nuevas sanciones financieras contra bancos y activos norcoreanos.

Además, por primera vez, incluye “sanciones sectoriales”, que según EEUU “limitarán y en algunos casos prohibirán a Corea del Norte las exportaciones de carbón, hierro, oro, titanio y tierras raras”.

También se impondrá una prohibición a la venta al país de combustible para aviones y cohetes, adelantó Power.

Para asegurar el cumplimiento de las sanciones, la resolución incluye provisiones “sin precedentes” como la de las inspecciones obligatorias de los cargamentos con origen y destino en Corea del Norte.

El texto también impediría la entrada a cualquier puerto del mundo de buques norcoreanos que puedan transportar bienes prohibidos y establecería la posibilidad de dejar en tierra aviones sospechosos de contrabando.

Según dijo Power, de aprobarse, las sanciones harán mucho más difícil que Corea del Norte logre fondos, importe tecnología y adquiera los conocimientos necesarios para avanzar en sus programas nucleares y de misiles balísticos, prohibidos por la ONU.

“Durante más de una década, a pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional, Corea del Norte ha dado pasos progresivos hacia su objetivo de desarrollar misiles balísticos intercontinentales con cargas nucleares”, recordó la representante estadounidense.

“La comunidad internacional no puede permitir a Corea del Norte alcanzar ese objetivo. Estados Unidos no dejará que esto ocurra”, añadió.

En ese sentido, destacó que la resolución pactada con China deja claro a Pyongyang que el mundo no aceptará su “proliferación” y que sus actos “tendrán consecuencias”.

Power subrayó además que las sanciones están diseñadas para afectar lo menos posible a la población civil y, en su lugar, se centra en una “élite dirigente que ha hecho sufrir mucho a esa población, siempre poniendo su programa de misiles balísticos por encima del bienestar de los norcoreanos”.

Tras circular hoy el borrador de resolución a todos los miembros del Consejo, la embajadora confió en que éste se apruebe en un futuro “muy, muy cercano”.

Según fuentes diplomáticas, el texto se votará durante este fin de semana, muy probablemente a lo largo del sábado, aunque el calendario aún no está fijado. EFE