Compartir

Bruselas, 22 feb (EFE).- Los negociadores de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos iniciaron hoy la duodécima ronda de trabajos para alcanzar un acuerdo de libre comercio, conocido como TTIP, en la que los protagonistas serán diferentes sectores industriales y los mecanismos para proteger las inversiones.

A lo largo de esta semana, los equipos encabezados por el jefe negociador comunitario, Ignacio García Bercero, y el estadounidense, Dan Mullaney, abordarán además asuntos como el acceso a mercados o el desarrollo sostenible, antes de ofrecer una rueda de prensa el próximo viernes para informar de los resultados.

La protección de inversiones vuelve a la mesa de negociaciones después de que la UE remitiera a su contraparte estadounidense una propuesta para sustituir al instrumento clásico de resolución de disputas Estado-inversor (ISDS, por sus siglas en inglés).

Ese modelo ha sido muy criticado por algunos sectores al considerar que antepone los derechos de las multinacionales al derecho de los Estados de legislar en favor del bien común.

La propuesta comunitaria, que los negociadores europeos abordarán por primera vez con los estadounidenses en esta ronda, se basa en un “sistema jurídico de inversiones” o ICS -en lugar de un sistema de árbitros elegidos por las partes en disputa, tal y como se proponía en el ISDS-, y contempla la creación de un “tribunal de primera instancia” y un “tribunal de apelación”.

Según la Comisión Europea, sus jueces se elegirían públicamente y serían “los únicos para auditar disputas en el TTIP”, lo que dejaría al margen a los sistemas de justicia nacionales de los países implicados.

Ése es uno de los principales puntos del TTIP contra el que protestó hoy una treintena de activistas de Greenpeace que, encadenados a las puertas del lugar de la reunión de los negociadores, trataron de impedir o retrasar su inicio.

En un comunicado, criticaron el “secretismo” con el que tienen lugar las negociaciones y que medidas como la de ese tribunal de inversiones vaya a conceder a las multinacionales “un poder sin precedentes”.

Fuentes comunitarias destacaron a Efe que el centro donde se celebran las reuniones “es público” y en él se desarrollan “diferentes eventos a la vez”.

Dijeron que están al corriente de la acción de Greenpeace y que esa organización ecologista intervendrá el miércoles en un encuentro entre los negociadores y las partes interesadas.

Además de las inversiones, la semana se centrará en la cooperación reguladora en nueve sectores industriales: químicos, cosméticos, ingeniería, dispositivos médicos, pesticidas, tecnología de la información y la comunicación, farmacéuticos, textiles y vehículos.

En cuanto al capítulo de desarrollo sostenible, para el que la UE ya presentó su propuesta, se espera en esta ronda que EEUU ponga sobre la mesa la suya para empezar a consolidar el texto.

La UE ha propuesto incluir en este capítulo, que pretende crear “muy altos estándares” de derechos laborales y protección del medioambiente”, incluya medidas específicas contra la corrupción basadas en provisiones europeas e internacionales.

Por lo que respecta al acceso a mercados, las partes ya han intercambiado ofertas para liberalizar el 97 % de las líneas tarifarias en las que verán si hay “posibilidad de mejoras”, mientras que en servicios “aún hay mucho trabajo por hacer” y se empieza ahora a consolidar textos, según fuentes comunitarias.

Entre otros asuntos, se contempla la posibilidad de crear en ese capítulo un marco para el reconocimiento mutuo de diplomas profesionales.

Las fuentes dejaron claro que aspiran a una meta “más ambiciosa” en el TTIP que en el tratado global para liberalizar los servicios (TiSA), actualmente en negociación con países de todo el mundo.

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, y el representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Michel Froman, acordaron en diciembre “intensificar” las negociaciones a lo largo de 2016, con vistas a concluirlo antes del fin este año del mandato del presidente estadounidense, Barack Obama.

La negociación del TTIP comenzó en julio de 2013 y aspira a la creación de la mayor zona de libre comercio del mundo y a sentar un referente mundial con la aproximación de la regulación europea y la estadounidense. EFE

rja/mtm/lab