Compartir

Naciones Unidas, 19 feb (EFE).- Francia rechazó hoy el nuevo borrador de resolución sobre Siria planteado por Rusia y culpó al régimen de Damasco de la “peligrosa escalada militar” que se vive en el país árabe.

El texto ruso, propuesto en reacción a la intervención de Turquía en el norte de Siria, está siendo discutido hoy en una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

A su llegada al encuentro, el embajador francés ante la ONU, François Delattre, descartó que el borrador de Moscú pueda salir adelante y avisó del peligro del aumento de la tensión que se vive en Siria, del que responsabilizó directamente al “régimen y a sus aliados”.

“La situación es extremadamente seria. Los riesgos no pueden ser más altos en Siria y más allá”, dijo Delattre, quien alertó de que la actual escalada militar podría “fácilmente descontrolarse” y llevar a un “territorio inexplorado”.

Según el representante francés, la situación es “el resultado directo de la brutal ofensiva en el norte de Siria liderada por el régimen sirio y sus aliados”.

“Rusia debe entender que su apoyo incondicional a (el presidente sirio) Bachar al Asad es un callejón sin salida, un callejón sin salida que podría ser extremadamente peligroso”, dijo Delattre.

El embajador francés defendió que la clave ahora mismo es evitar que la escalada de la tensión se convierta en un verdadero conflicto regional y lograr un cese de las hostilidades que permita avanzar en una solución política a la guerra siria y ayudar a la población.

Poco antes, el presidente francés, François Hollande, había advertido desde Bruselas sobre el riesgo de que la tensión entre Turquía y Rusia degenere en una guerra entre ambos países.

El borrador de resolución presentado hoy por Rusia al resto de miembros del Consejo de Seguridad demanda respeto a la soberanía de Siria y exige el fin inmediato de “cualquier bombardeo e incursión a través de sus fronteras”, aunque sin mencionar explícitamente a Turquía.

Además, pide que se abandonen “todos los intentos o planes para una intervención extranjera terrestre”, en respuesta a los anuncios turcos y saudíes sobre posibles operaciones terrestres en Siria.

Con la clara oposición de Francia -uno de los miembros con derecho de veto en el Consejo de Seguridad- y la más que probable de otras potencias occidentales, el texto ruso tiene prácticamente imposible salir adelante. EFE