Compartir

El confidente anónimo que alertó del maletín con cerca de un millón de euros escondido en la casa de los suegros de Francisco Granados, ex secretario general del Partido Popular (PP) de Madrid y antiguo alcalde de Valdemoro, reconoció ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco que temía revelar su identidad por posibles represalias. Según consta en un auto de 16 noviembre de 2015 que figura en el sumario de la trama Púnica, fue este confidente el que puso en la pista a la Guardia Civil del maletín en un altillo.

Finalmente, los agentes del Instituto Armado procedieron el 18 de diciembre de 2015 al registro de la casa de los suegros de Granados, hallando cerca de un millón de euros divididos entre 1.630 billetes de quinientos y otros centenares por valor de doscientos y cien euros.

El auto también señala que las pesquisas del juez apuntaban a que Francisco Granados había venido utilizando a personas cercanas como Ignacio Palacios, María José Marijuan Alonso o Ramiro Cid para “ocultar la titularidad de diversos bienes de su propiedad”.

Los efectivos del Instituto Armado, que localizaron también en el dormitorio otro fajo de billetes de 500 euros, preguntaron a la familia por el origen del dinero. Tanto los suegros del considerado 'cabecilla' de la trama Púnica como los tres hijos del matrimonio Alarcón dijeron desconocer su procedencia.

En su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, el suegro de Granados explicó que por su habitación pasaba “tal cantidad de gente” que cualquier pudo dejarlo allí y citó a fontaneros y a operarios de Ikea, que le habían colocado un armario, según la declaración que forma parte del sumario del 'caso Púnica'.