Compartir

Madrid, 17 feb (EFE).- El fundador del imperio de las clínicas dentales Vitaldent, Ernesto Colman Mena, detenido ayer por la policía junto al resto de la cúpula de la red de franquicias, nació en 1961 en Montevideo (Uruguay), pero lleva desde finales de los años ochenta en España a donde llegó procedente de Argentina.

Vitaldent ha sido pionera en implantar el modelo de franquicia dental y desde entonces ha sumado 450 centros, la mayoría en España, según la información que consta en su propia web. Desde su creación, las clínicas han tratado a más de siete millones de pacientes y emplea a unas 7.500 personas.

Ahora, en el marco de la operación Topolino, la UDEF de la Policía Nacional le acusa de liderar una “organización criminal” con el fin de desviar dinero a paraísos fiscales, como Suiza o Luxemburgo y reinvertirlo en artículos de lujo. Junto a otros 12 arrestados se le imputan también los delitos de fraude fiscal y blanqueo de capitales.

La investigación policial ha determinado que Colman logró sacar más de 100 millones de euros de España a lo largo de ocho años, siendo 2005 y 2007, los años de mayores salidas de dinero.

Colman montó una red societaria en la que han participado familiares, como su mujer y su suegro, para cobrar el dinero a sus franquicias y enviarlo fuera de España.

Durante los registros la Policía Nacional se incautó de 400.000 euros en metálico en el domicilio del empresario.

Colman llegó a España en 1989, -con 28 años- procedente de Argentina. Como protésico dental, se instaló en la casa de un amigo en Móstoles (Madrid), donde comenzó a fabricar piezas dentales que luego vendía a las clínicas.

En 1991 abrió su primera clínica en Madrid y en 1996 registró por primera vez la marca Vitaldent para ofrecer tratamientos dentales a precios asequibles. Su innovadora empresa llevó en el año 2006 a la revista Time a publicar un artículo sobre la red odontológica, bautizando a Colman como “el McDentist”.

En menos de 25 años, Colman se situó en las listas de los empresarios más ricos de España, con un patrimonio que oscila entre los 550 millones a 600 millones de euros.

La gran fortuna de Colman la forman 124 fincas repartidas por toda España y Nueva York, unos 36 vehículos y un helicóptero valorado en un millón de euros.

Amante de los caballos, representó a Uruguay en los Juegos Ecuestres Mundiales y en las pruebas de la Copa del Mundo, la policía ha encontrado algunos equinos en una finca de Villacastín (Segovia), donde se celebró el año pasado el Campeonato de España de Enganches.

Tiene cinco hijos. Con su primera mujer, Olga Villalba, tuvo dos, Christian Daniel y Claudia Lizze. Ambos residen en Madrid y figuran como apoderados o administradores mancomunados de algunas de las empresas del entramado.

Con su segunda pareja, Gema García Seoane tuvo dos más, y un quinto, nacido el pasado 13 de febrero, de la relación que mantiene en la actualidad.

Precisamente fue a raíz de la denuncia hecha por la Fiscalía Anticorrupción en la investigación de esta causa sobre Gema García Seoane, la que ha llevado a la detención de su marido.

También se ha denunciado a su padre y exsuegro de Colman, Miguel García Álvarez. Según apunta la Fiscalía, está señalado como la persona que presuntamente se encargaba de recoger el 10% del canon en dinero B, que se les exigía a los franquiciados.

Los datos económicos de la empresa publicados en un comunicado de prensa en abril de 2015, apuntaban a un incremento de sus ventas del 6,1% en el primer trimestre del año, con respecto al mismo periodo de 2014, hasta los 115,4 millones de euros.

Se señalaba que la cadena era “la compañía odontológica más grande de Europa” con 438 clínicas, de las cuales 174 son en propiedad y el resto bajo el modelo de franquicias.

En España, donde cuenta con 354 clínicas, Vitaldent apuntaba un incremento de ventas del 4,5 % hasta los 91 millones. En Italia, donde desembarcó en 2005 y cuenta con 83 clínicas, sumaba 24,5 millones de euros de ventas, según el comunicado.

Sin embargo, las cuentas depositadas en el registro mercantil por Vitaldent, bajo la denominación “Mev. Eficiencia Dental”, corresponden al 2014 y arrojan unas pérdidas de 2,7 millones de euros.EFE