Compartir

El caso estalló en el pasado mes de enero. El Colegio de Enfermería de Valencia llamó la atención sobre el contenido de la publicidad que promocionaba las fiestas de la citada discoteca con la imagen de chicas semidesnudas disfrazadas de enfermera. Aquello encendió los ánimos de los profesionales de enfermería, ya que además de denigrar la imagen profesional del colectivo, se atacaba gravemente la imagen de la mujer. Por aquello, desde el Colegio de Enfermería se remitió un escrito de protesta a la discoteca porque se arruina su imagen profesional para fines lucrativos.

Ahora la Fiscalía ha abierto diligencias por la citada publicidad que utilizaba enfermeras como gancho para atraer al público masculino a sus fiestas.  Según el diario El Mundo, las secciones de Violencia sobre la Mujer y Mercantil de la Fiscalía provincial de Valencia  cree que los pasquines repartidos pro la discoteca La Bamba en las calles de Valencia para la fiesta que celebrada el 22 de enero puede ser constitutiva de delito.

Así, la Fiscalía ya se ha dirigido al Colegio Oficial de Enfermería de Valencia y a la dirección general de Comercio y Consumo, órgano que depende de la Conselleria de Economía, para que remitan copia de informes y actuaciones realizadas sobre estos hechos. 

Pese a la reacción en contra de la publicidad y este tipo de fiestas, la discoteca siguió adelante con el evento. Y no es al primera vez que las secciones de Violencia Sobre la Mujer y Mercantil de la Fiscalía de Valencia colaboran para llevar al juzgado este tipo de reclamos publicitarios. Fue en 2015 cuando, por primera vez, la sección contra la Violencia sobre la Mujer de Valencia fue parte, junto a Mercantil, en un procedimiento abierto por publicidad sexista. Los fiscales llevaron a juicio a cementos La Unión por usar mujeres en bikini para vender sus productos.