Compartir

El expresidente del Gobierno balear, Jaume Matas, ha declarado ante el magistrado que se encarga del caso Nóos que la oficina de patrocinio del equipo ciclista Illes Balears-Banesto era “el peaje” que percibió Iñaki Urdangarin porque desempeñaba la función de “el conseguidor, el intermediario, el facilitador”.

Según recoge el diario 'El Mundo', Matas no ha esquivado su responsabilidad en el proceso, al entender que debía “garantizar que el dinero de los baleares se controlara”. A las preguntas del fiscal Pedro Horrach en este sentido, el político reconoce que “falló la justificación y el control de gasto”, por lo que ha ofrecido su patrimonio para intentar “restituir el daño producido”.

Jaume Matas también se ha referido al partido de pádel en el que se gestó la primera relación económica con Iñaki Urdangarin. El expresidente balear apunta que José Luis “Pepote” Ballester, también investigado y antiguo director general de Deportes, le trasladó que quería hacerle una propuesta y decidió invitarle a “un acto lúdico”. El marido de la infanta Cristina le habría definido la adquisición del equipo ciclista como “una ocasión magnífica para las Islas Baleares”.

Matas ha reconocido ante el magistrado que “nos interesaba estar bien con Urdangarin y, especialmente, con la familia Real”, pero admite que el inicio de estos proyectos deportivos “ha desembocado en estas actuaciones judiciales”.

El turno de Jaume Matas ha llegado durante la cuarta jornada del juicio por el caso Nóos. La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin se han sentado de nuevo en el banquillo.