Compartir

La reacción de Iñaki Urdangarín tras escuchar la confesión del exdirector general de Deportes del Govern balear Pepote Ballester, que declaró que se sintió “utilizado” por su amistad, no tiene desperdicio: “Lo voy a crujir”. Así lo ha revelado Okdiario.

Pepote Ballester, muy unido a la familia Real en los años 90, y amigo personal del Rey Felipe VI y la infanta Cristina, reconoció durante la vista oral que se sintió “utilizado” por el exduque de Palma, quien se había aprovechado de su amistad para hacer negocios con el Govern balear. Al parecer, el expresidente balear Jaume Matas dio la orden de adjudicar todos los contratos millonarios propuestos por el Instituto Nóos de Iñaki Urdangarin, sin cuestionar su precio.

A pesar de que Cristina parece no perder la compostura durante el juicio, y mantiene una actitud fría y distante con su marido, tuvo un desliz en el banquillo. Según el citado medio, se le 'cazó' preguntando a su marido: “Éste no lo ha hecho muy bien, ¿no?”. La respuesta de Urdangarin fue contundente: “Lo crujo”.

El enfado del yernísimo se entiende porque las declaraciones de Pepote le dejan realmente en muy mal lugar. El ex director general de Deportes declaró que todo se urdió durante un partido de padel en Marivent. Ahí fue cuando Urdangarin le propuso que el Govern balear patrocinara un equipo ciclista de elite por 18 millones de euros, que él mismo supervisaría por 300.000 euros públicos anuales.

En cuanto a la pregunta sobre quién ordenaba falsear las actas de la Junta de Patronos de Illesport (la fundación desde la que se contrató al Instituto Nóos), en las que se justificaban las contrataciones, la respuesta de Pepote también fue clara: Todos sabíamos cuáles eran las directrices, podíamos preguntar pero lo que venía marcado era muy claro, las directrices las daba el presidente balear”.