Compartir

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol y su mujer Marta Ferrusola, están acusados de un delito continuado de blanqueo de capitales . Hay que recordar que el ex presidente catalán defiende que se trata de una herencia, mientras que el magistrado se centra en averiguar si es el resultado del cobro ilegal de comisiones durante décadas.

De la Mata, además, investiga el patrimonio del primogénito de los Pujol, Jordi Pujol Ferrusola, y mantiene imputados a sus hermanos Pere y Josep, al considerar que el conjunto de la familia ha venido “orquestando durante años una estrategia compartida y coordinada para desarrollar distintos negocios económicos, generar réditos, ocultarlos y distribuirlos entre todos de acuerdo con criterios establecidos para conseguir el lavado de los activos conseguidos”.

A todo ello hay que sumar la causa 'catalana', ya que la Audiencia Nacional ha sumado a su investigación al matrimonio Pujol-Ferrusola y a sus hijos Marta, Mireia y Oleguer, que permanecían imputados por fraude fiscal y blanqueo de capitales en el juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona, del que es titular la magistrada Beatriz Balfagón, que se inhibió por razones de conexidad a favor de la Audiencia Nacional.

Los interrogatorios del exjefe del Gobierno y de su esposa se producen a las diez de la mañana y las once y media, respectivamente, y escuchará el día siguiente a las diez a su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, quien ha pedido declarar a petición propia.

¿Cómo es eso de la 'organización criminal'? El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 asegura que los vínculos, las pautas “comunes” de comportamiento, la “asignación de roles” y el reparto de cantidades “multimillonarias” en función de los ingresos que recibían en cuentas bancarias “ocultas” en el extranjero y su “particular sistema de rendición de cuentas para controlar” esa distribución de fondos, revela la existencia de “un patrón de comportamiento reiterado durante años que apuntan elementos básicos de una organización cuyos perfiles definitivos están aún bajo investigación”.

El magistrado relata que el primogénito del clan familiar, Jordi Pujol Ferrusola, y su exmujer, Mercé Gironés, son titulares en Andorra de varias cuentas corrientes cuya existencia negaron y de las empresas Iniciatives Marketing i Inversions, Project Marketing Cat, Active Traslation e Inter Rosario Port Services, que facturaron más de 11 millones de euros, no generaron ningún valor real añadido y su “única utilización fue canalizar capitales de presunto origen criminal para realizar inversiones y gastos en España y el extranjero”.

Según señala, la pareja utilizó un entramado societario bajo la cobertura de “contratos simulados y facturas falsas” y sus cuentas recibieron traspasos de dinero que en algunos casos han sido identificados con personas que desarrollan una labor empresarial entroncada con el sector público en Cataluña.

Apunta como presuntos testaferros de Pujol Ferrusola a José de Alba Barnola, Antoni Zorzano Riera o Juan Manuel Rosillo Cerrejón, que le habrían permitido guardar abrir depósitos en México, Estados Unidos, Paraguay, Argentina, Panamá o Andorra.

¿Qué se hacía con el dinero? Según el juez, el hijo mayor de los Pujol distribuyó parte de los fondos entre sus hermanos Oleguer, Oriol, Josep, Pere, Mireia y Marta y se los hizo llegar a su madre en cantidades iguales o similares y generalmente en momentos coincidentes con ingresos de origen desconocido a sus cuentas.

La instrucción ha revelado que después de que se produjera un ingreso sospechoso, Jordi Pujol Ferrusola ordenaba que se realizaran traspasos a las cuentas de Andorra de sus hermanos, movimientos que beneficiaban también a la cuenta de su madre Marta Ferrusola LLados.

De la Mata señala que los miembros de la familia Pujol-Ferrusola han dispuesto de importantes cantidades de dinero a través de cuentas bancarias abiertas en Andorra, en las que figuran como titulares cada uno de los hermanos y Marta Ferrusola, siendo Jordi Pujol Soley beneficiario “real” de otra de las cuentas.