Compartir

Podemos no sentará en el 'gallinero' de la cámara baja, tal y como había propuesto el PSOE y habían votado a favor Partido Popular y Ciudadanos. La Mesa del Congreso ha aceptado la queja de la formación de Pablo Iglesias, quien se sentará junto a Íñigo Errejón y probablemente Carolina Bescansa al lado de los pesos pesados de los socialistas.

Todos los grupos políticos con mayor representación en el Congreso (incluido PP y C's) han visto con buenos ojos la propuesta presentada por Podemos. Celia Villalobos, vicepresidenta primera de la mesa, aseguraba que el PSOE ha sido el que ha mostrado “alguna discrepancia” para que Podemos tuviera una posición más adecuada en la cámara baja.

Marcelo Expósito, secretario cuarto de la Mesa y miembro En Comú-Podem, ha señalado que están “muy contentos” por la unanimidad de la decisión, señalando que el “reparto inicial no era respetuoso para nuestras formaciones”.

Este acuerdo podría suponer un guiño del PSOE a Podemos para poder acercar posturas de cara a un posible acuerdo de investidura. El documento que ha puesto encima de la mesa Pedro Sánchez parece agraciar a la formación de Pablo Iglesias, quien ha señalado recientemente que era prácticamente “un calco de su programa electoral”.