Compartir

El cine cada vez es más caro y por eso muchos jóvenes están buscándose la vida para pagar una entrada y colarse dos a ver una película. Sí, se trata de una 'triquiñuela' completamente ilegal pero dos estadounidenses la han patentado y viralizado en las redes sociales.

En ella, tal y como se puede ver en las imágenes, uno de ellos simula ser una persona obesa, algo que aprovechan para que se oculte uno bajo el otro, enganchándose sus piernas a la cintura del joven, algo que da el pego de ser un individuo con un peso elevado.

¿Lo consiguen? Sí, y sin ningún tipo de dificultad. El miembro de la taquilla del cine les vende una entrada y pasan el control como si nada. Suben el ascensor y llegan hasta la sala donde se proyecta la película que querían ver.

Allí se separan y entran como a la sala para comprar palomitas y disfrutar del filme tranquilamente. ¿Y si la sala está llena? Ese es uno de los principales inconvenientes de ello, algo por lo que los jóvenes aseguran que van a sesiones con poca gente.