Compartir

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez se verán las caras hoy mismo. Se supone que hablaran de políticas realizables y de sus puntos de encuentro, que por supuesto, los hay. Pero encima de la mesa estará también el derecho a la autodeterminacion de Cataluña y el hipotético gobierno que Iglesias diseñó y comunicó a los medios y que levantó ampollas en el PSOE. Un escenario incómodo. Poco compatible para sembrar ese acuerdo posible. 

El caso es que Pedro Sánchez parece dispuesto a poner buena cara contra el mal tiempo. Es su momento y lo sabe. El líder del PSOE ha sido claro en una entrevista en la Cadena SER: no le da miedo un Gobierno con Podemos, pero quiere mirar a izquierda y a derecha. Es decir a Podemos y Ciudadanos.“No me da miedo un Gobierno con Podemos siempre que se garantice la estabilidad económica, la unidad de España y siempre que no caigamos en frentes (…) Tenemos que mirar a izquierda y a derecha. Mirar todos al frente y no mirarnos de reojo”, ha dicho.

Y esas frases, por tanto, dejan claro que el secretario general del PSOE, no descarta formar un gobierno de coalición: “Lo importante es que esa coalición sea fruto de un programa de gobierno compacto”.

Toda una declaración de intenciones, sobre todo después de que Pablo Iglesias haya dejado entrever en sus declaraciones previas a la reunión de hoy que no pactará con la formación de Albert Rivera. Sánchez ha insistido en que las fuerzas del cambio tienen que “dar un paso al frente” y ha pedido a Rivera y a Iglesias que hablen “de las cosas que nos unen”.

Sánchez quiere contar con el apoyo de ambas formaciones para lograr los votos necesarios y ser investido presidente. De hecho, el líder socialista ha insistido en que su “aritmética” es no depender de los independentistas. “Mi aritmética es aunar a Podemos y Ciudadanos y para eso hay que dejar atrás los vetos”.“El monopolio del cambio lo tenemos compartido. No lo tiene ni el Sr. Sanchez, ni el Sr, Rivera ni el Sr. Iglesias”, ha sentenciado Sánchez, que ha insistido de nuevo en que lo primero no es hablar de quién le va a apoyar o con quién va a formar Gobierno sino para qué.