Compartir

La tesorera del PP, Carmen Navarro, ha declarado ante la jueza que investiga el supuesto borrado de los discos duros de los ordenadores usados por su antecesor Luis Bárcenas que los responsables del partido no lo ordenaron y que cuando los abrieron no tenían ningún documento del exsenador.

Carmen Navarro ha comparecido en el Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid durante aproximadamente una hora y media y ha manifestado que Bárcenas dejó de ser empleado del PP en 2010.

Según han informado fuentes jurídicas, ha añadido que por iniciativa suya y tras consultar a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se le comunicó en 2013 a Bárcenas que no debía ir a la sede del partido ante las informaciones que se estaban conociendo sobre los 47 millones de euros que supuestamente tenía en Suiza y sus papeles con la presunta contabilidad B del partido.

Ha mantenido que con los dos ordenadores portátiles que había usado Bárcenas se aplicó el protocolo del partido para su formateado y posterior reasignación y que los responsables de informática le aseguraron que cuando los abrieron no había ya documento alguno del extesorero cuyos correos electrónicos además seguían en el servidor del partido.