Compartir

Isabel Saco

Ginebra, 3 feb (EFE).- Las conversaciones de paz para Siria fueron suspendidas hoy hasta el día 25 por la falta de avances y la imposibilidad de obtener del Gobierno de Damasco un gesto humanitario que ofrezca esperanzas de voluntad para llegar a un resultado concreto.

La decisión fue tomada por el mediador de la ONU para este proceso diplomático, Staffan de Mistura, quien durante cinco días hizo denodados esfuerzos por obtener alguna señal favorable para estas conversaciones.

“Entramos en una pausa temporal, pero no significa el fracaso de las negociaciones (…), preferimos tener otra Conferencia (diplomática) de Ginebra sin ningún resultado o ser serios en lo que estamos diciendo”, dijo De Mistura a los periodistas congregados fuera del hotel donde durante más de tres horas había mantenido una última reunión con la delegación de la oposición siria.

La sorpresiva suspensión coincide con el segundo día de una gran ofensiva militar del Ejército sirio y grupos afines sobre Alepo, apoyados desde el aire con bombardeos rusos, que consiguió romper hoy el asedio del Frente Al Nusra en torno a dos localidades chiíes.

El ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, declaró hoy que esa ofensiva gubernamental complicó las conversaciones de Ginebra.

Por su parte, el Departamento de Estado de EEUU señaló que el receso en las negociaciones se debió en parte a que los bombardeos rusos interrumpieron el suministro de ayuda a los sirios.

El jefe de la delegación del Gobierno, Bashar Jaafari, confirmó que su equipo retornará a Ginebra en la fecha fijada por el mediador.

Sin embargo, Jaafari fue más lejos y comentó que la decisión tomada por De Mistura se debió a que la delegación opositora “iba a retirarse del proceso” tras recibir “instrucciones” de los países que los respaldan, entre los que mencionó a Arabia Saudí, Qatar y Turquía.

Al contrario, la delegación de la oposición siria en las negociaciones de paz advirtió de que no retornará a Ginebra para seguir participando en este proceso a menos que vea avances humanitarios concretos.

“La delegación abandonará mañana (jueves) Ginebra, y no volverá hasta que veamos progresos en el terreno”, declaró el dirigente de la oposición Salim Muslet a la prensa.

Desde el pasado viernes, cuando el mediador dio por iniciado el proceso diplomático, las partes en ningún momento aceptaron acudir al mismo tiempo a la sede de la ONU para que De Mistura pudiera hacer lo que había planeado: ejercer de facilitador y mensajero entre las delegaciones.

Oponiéndose a la versión de De Mistura, hubo un único punto en el que las delegaciones estuvieron de acuerdo y fue en el hecho de que no se habían iniciado las conversaciones indirectas y que las dos reuniones que el mediador consiguió sostener con cada una no formaban parte del proceso negociador.

“Le hemos dicho a De Mistura que no habrá conversaciones significativas sin alivio (humanitario) para nuestro pueblo”, dijo el líder opositor Riyadh Hijab, al hacer un balance de la situación.

Aseguró que la Comisión Suprema de las Negociaciones (CNS), la alianza de la oposición política y militar reconocida para estas negociaciones, “no está boicoteando el proceso” y que su único objetivo es que se cumplan las garantías internacionales de mejoras para los civiles en Siria.

“Estamos hablando de cuestiones humanitarias que no pueden ser negociadas en la mesa porque el régimen intenta chantajear a la ONU de esta manera y no aceptaremos este tipo de maniobras”, declaró Hijab.

El dirigente opositor recordó que las necesidades humanitarias de los sirios son parte de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU a la que se debe dar cumplimiento y que es un tema que no puede equipararse a un alto el fuego.

“Sólo puede haber un cese de las hostilidades cuando haya una transición política, cuando (el presidente) Bachar Al Asad no esté en Siria. No puede hacerse ni cumplirse en presencia de Al Asad ni de milicias extranjeras”, aclaró Hijab.

La oposición acusa no sólo al régimen sirio, sino a sus principales apoyos en el exterior -Irán y Rusia- de crímenes contra los sirios.

“El régimen ha perdido legitimidad y las decisiones están en las manos de Irán y Rusia (…) El 90 por ciento del poderío militar del régimen sirio depende de estos dos países”, declaró en una conferencia de prensa posterior al anuncio del receso.

En ese encuentro con la prensa internacional, Hijab mostró que cuenta con el respaldo del CSN, cuyos miembros -más de cuarenta- se encontraban en la sala con los periodistas, atentos a sus declaraciones.

“El régimen está intentando ganar tiempo sin hacer nada”, lamentó el opositor, quien rechazó la idea de que esta es la última esperanza de devolver la paz a Siria.

“No es la última oportunidad”, remachó.

Esta es la tercera vez que la comunidad internacional lanza una conferencia de paz para Siria después de las de 2012 y 2014, que terminaron en un fracaso.

La guerra en Siria ha causado más de 260.000 muertos desde 2011 y desplazado a más de once millones de personas, de los que más de cuatro millones están en países vecinos.

Con el objetivo de encontrar financiación para atender la crisis siria, que a la vez está en el origen de la oleada de refugiados que han llegado a Europa desde el año pasado, los países se reunirán este jueves en Londres, donde De Mistura aprovechará su presencia allí para hacer una evaluación de la situación. EFE

is/mmg