Compartir

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha estimado que los ataques efectuados por las Fuerzas Aéreas rusas se han cobrado las vidas de casi 1.400 civiles y más de 2.100 combatientes insurgentes desde el inicio de la campaña hace cuatro meses.

La ONG, con sede en Londres y fuentes en el interior del país, ha precisado que los ataques rusos han matado al menos a 965 combatientes de la organización yihadista Estado Islámico y a 1.233 milicianos de diversos grupos insurgentes.

El Ejército ruso asegura que su campaña se centra exclusivamente en Estado Islámico pero tanto rebeldes como residentes denuncian habitualmente a los militares por causar tremendos daños colaterales durante los bombardeos.