Compartir

Tegucigalpa, 27 ene (EFE).- El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, cumple hoy dos años de su mandato, periodo en el que, según afirma, ha reducido en un 70 por ciento el paso de drogas por el país y en 20 puntos la tasa de homicidios.

“Me alegra mucho todo lo hecho hasta el momento, después de revisar cómo estábamos hace cinco años en materia de seguridad”, destacó Hernández, quien asumió el poder el 27 de enero de 2014 bajo la bandera del conservador Partido Nacional, ganador de las últimas dos elecciones generales de 2009 y 2013.

En declaraciones a periodistas, Hernández reiteró que la tasa de homicidios en su país se ha reducido 20 puntos por cada 100.000 habitantes y que Honduras, según registros del Instituto Global de Paz, ya no figura en los primeros cinco lugares como el país más violento.

En 2012 Honduras se situó como el país más violento del mundo con más de 85 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Sobre el paso de droga por el país, dijo que se ha reducido en un 70 por ciento debido a los escudos aéreo, marítimo y terrestre que se pusieron en marcha en el Caribe el primer semestre de 2015.

El sociólogo Pablo Carías dijo a Efe que no se puede desconocer “que se ha reducido el tráfico de drogas en el país, pero todavía falta fortalecer los sistemas de investigación y de seguridad para reducir la impunidad”.

“Tampoco podemos desconocer que ha bajado la tasa de homicidios, pero ahora vemos que han aumentado los crímenes múltiples, subrayó.

Añadió que aunque Honduras “ya no es considerado el país más violento del mundo, aún falta mejorar, ya que San Pedro Sula -norte- todavía está entre las ciudades más violentas” a nivel global.

En los últimos dos años, según Hernández, han sido capturados más de 3.000 criminales, entre narcotraficantes y extorsionadores, lo que en su opinión también ha contribuido a reducir la criminalidad.

El analista político Julio Navarro dijo a Acan-Efe que “es cierto que han disminuido el tráfico de drogas y las muertes, aunque no es la percepción de la población porque todavía tiene miedo de andar en la calle”.

Navarro coincidió con Carías en el sentido de que sí han bajado los homicidios pero se han incrementado los crímenes múltiples en algunas regiones del país.

“La lucha contra el narcotráfico ha estado tutelada por Estados Unidos, el Gobierno hondureño se ha visto obligado a colaborar con ese país, prueba de ello es que ninguna de las personas que han sido extraditadas (una decena) por narcotráfico tienen un juicio en Honduras”, agregó.

Navarro considera que el “nivel del Estado de Honduras no tiene la voluntad ni la capacidad para combatir el tráfico de drogas” y que lo que ha hecho el Gobierno es “simplemente colaborar con los norteamericanos para que la justicia de ese país se extienda al perímetro territorial” hondureño.

Honduras realmente no tiene una política judicial y de Estado para combatir el narcotráfico, sino que el Gobierno es reactivo a ese tipo de acciones, acotó.

El presidente hondureño también dijo hoy que en los dos años que le restan de mandato habrá más inversiones y seguridad ciudadana para lograr la estabilidad que su país necesita.

Con inversiones y seguridad también vendrán más oportunidades de empleo para los hondureños, indicó Hernández al resumir algunos de los logros en los dos años que lleva al frente del Ejecutivo, entre los que también destacó en el campo económico.

Un crecimiento económico del 3,7 por ciento y una inflación de 2,3 por ciento en 2015, reflejan el buen manejo de la economía del país, según el mandatario, quien recalcó que en todo el ámbito gubernamental “falta mucho por hacer”.

Añadió que el Gobierno ha invertido mucho en educación, seguridad, obras de infraestructura y programas sociales a favor de los más pobres, entre otras áreas.

Sobre los desafíos que deberá enfrentar su administración este año, señaló el cambio climático, fenómeno que en 2015 provocó una severa sequía en el país que afectó miles de hectáreas de cultivos agrícolas y de bosques, por un gorgojo que ataca al pino.

En los dos años que le restan en el poder, Hernández prevé invertir más en sistemas de riego, construcción de viviendas, la industria ensambladora, afianzar el turismo y generar miles de empleos, entre otras acciones.

Hernández ha cumplido dos años en el poder mientras en el Parlamento los diputados llevan tres días sin ponerse de acuerdo para elegir a los quince nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia que ejercerán para el período 2016-2023. EFE

gr-ac/ev/jsg