Quantcast

Santander gana el 2,6 % más en 2015 y urge a los partidos a formar Gobierno

Madrid, 27 ene (EFE).- El Banco Santander obtuvo un beneficio neto atribuido de 5.966 millones de euros en 2015, el 2,6 % más que en 2014, después de la dotación a provisiones, sin las cuales las ganancias habrían crecido el 13 % y habrían alcanzado 6.566 millones.

Así lo ha explicado hoy en rueda de prensa la presidenta del banco, Ana Botín, para quien se trata de “una buena evolución” teniendo en cuenta la incertidumbre actual, por lo que ha urgido a los partidos políticos a que se pongan de acuerdo para formar un Gobierno estable y no poner en peligro la recuperación económica.

Tras explicar que la situación actual genera inestabilidad, Botín reconoció que esto influye en que se frenen las inversiones en España, aunque aseguró que todo cambiará cuando se aclare el panorama, pues somos “un gran país” y la recuperación económica es “bastante equilibrada”.

Pero esto no fue lo único que reconoció hoy Botín, quien dejó a todo el mundo perplejo al asegurar que, hasta ahora, el Santander no era su banco principal, en referencia a la filial española, pues su nómina y sus recibos los tenía domiciliados en “otra entidad”, que no desveló, aunque, según se aclaró más tarde, se refería a Santander UK, la filial británica que dirigió hasta hace poco más de un año.

La presidenta hizo esta “confesión” cuando estaba presumiendo de los resultados obtenidos por la Cuenta 1,2,3 en España, uno de los principales ganchos comerciales, con la que han logrado atraer a 860.000 clientes, de los que 230.000 nóminas se las ha arrebatado a la competencia.

Se trata de una cuenta que, a cambio de mantener un saldo determinado, premia a los clientes con acciones del banco y los bonifica por el pago de los recibos, lo que ha servido para convencer a muchos clientes que, como ella, hasta ahora no tenían al Santander como banco principal.

De esta forma, la entidad pretende elevar el número de sus clientes más vinculados, que son los más rentables, hasta alcanzar dos millones a cierre de este mismo año.

La entidad elevó el crédito el 6 % hasta 805.395 millones, y los recursos el 7 % hasta 774.819 millones, “en un año con un contexto económico internacional complejo, con tipos de interés históricamente bajos en monedas clave para el grupo, como el euro, la libra o el dólar”, dijo.

También mejoró la morosidad en el conjunto del grupo, hasta el 4,36 %, desde el 5,19 % de 2014, gracias a la mejora generalizada en todos los mercados, excepto Brasil, lo que hizo que la entidad tuviera que dotar menos provisiones que el año anterior, aunque aún así la cifra fue cuantiosa.

En concreto, el grupo destinó a distintas dotaciones los 1.118 millones de euros no recurrentes que obtuvo el año pasado, de los que 835 millones de euros procedían de la reversión de pasivos fiscales en Brasil y otros 283 millones del Banco Internacional de Funchal (Banif).

Además, constituyó un fondo de 600 millones de euros para cubrir eventuales reclamaciones por la comercialización de seguros de protección de pagos en Reino Unido, explica la entidad.

En Latinoamérica, el Santander ganó 3.193 millones de euros, el 10 % más que un año antes, de nuevo gracias al empuje de Brasil, donde registró un beneficio neto de 1.631 millones de euros, el 13,5 % más.

En Europa continental (España, Polonia, Portugal y Santander Consumer Finance) el banco ganó 2.218 millones de euros, el 34,6 % más.

Sólo en España, el banco ganó 977 millones de euros, el 18 % más, con una caída del 3 % en créditos y un repunte del 1 % en depósitos.

En Reino Unido, las ganancias crecieron el 26,6 % y alcanzaron 1.971 millones de euros y en Estados Unidos obtuvo 678 millones de euros, un 21,3 % menos que el año anterior, mientras en la división denominada Áreas Operativas el beneficio fue de 8.059 millones de euros, a lo que hay que restar las pérdidas de 1.493 millones de euros del Centro Corporativo.

El banco terminó el pasado año con un ratio de capital de máxima calidad CET 1 del 12,55 %, que supera el mínimo requerido para 2016 del 9,75 %, mientras el capital CET 1 “fully loaded”, con todos los requerimientos de Basilea III, aumentó 40 puntos básicos y alcanzó el 10,05 %, en camino para superar el 11 % en 2018.

Todos estos crecimientos de negocio y resultados permitieron al banco repartir un dividendo por acción de 0,20 euros, de los que 0,16 euros son en efectivo, un 79 % más que en 2014. EFE

ala-mbr/jj

Comentarios de Facebook