Compartir

Tegucigalpa, 26 ene (EFE).- El Parlamento de Honduras intentará hoy elegir mediante voto directo y secreto a los quince nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, al no lograr el lunes la mayoría cualificada de 86 votos de los 128 diputados que conforman el poder legislativo.

El consenso que algunos diputados del gobernante Partido Nacional y del Liberal, segunda fuerza de oposición, aseguraban que se había logrado, incluso para elegir a los quince magistrados con más de 90 votos, no fue tal.

La votación electrónica, que se inició con casi siete horas de retraso tras una prolongada jornada de diálogos y negociaciones entre los diputados de los siete partidos que integran el Parlamento, registró 82 votos a favor, 44 en contra, una abstención y uno en blanco.

“Evidentemente no se ha conseguido la mayoría calificada, ruego a la cámara guarde la compostura del caso, no creo que sea motivo de alegría para el pueblo hondureño no haber podido elegir un poder del Estado”, dijo tras la votación el presidente del Parlamento, Mauricio Oliva.

Agregó que se cumplió “con la disposición constitucional de poner a votación la elección de una nueva Corte Suprema de Justicia el 25 de enero, tal como lo señala la Constitución de la República”.

Pero “no habiéndose logrado este propósito, y como era un escenario predecible, se lo dije a la Corte Suprema de Justicia actual, la cual sigue en funciones hasta que nos pongamos de acuerdo”, enfatizó Oliva.

Oliva convocó a los diputados para las 16.00 horas locales (22.00 GMT) de hoy “para iniciar la votación bajo el mecanismo secreto y directo que señala la Constitución”, de los quince nuevos magistrados del Supremo que ejercerán para el período 2016-2023.

La votación no contó con el apoyo de los diputados de los partidos Libertad y Refundación (LIBRE), cuyo coordinador general es el expresidente Manuel Zelaya, quien con anticipación anunció que votarían en contra, y del Anticorrupción, que objetó a algunos de los quince candidatos entre 45 que propuso una Junta Nominadora.

La Junta Nominadora había escogido 45 candidatos entre más de 200 perfiles de profesionales que habían sido propuestos por organizaciones de sociedad civil y otros que se autopropusieron.

Estados Unidos, que ha seguido de cerca el proceso, solicitó en diciembre de 2015 a la Junta Nominadora la investigación de 24 aspirantes a magistrados incluidos en el primer filtro de 97 que quedaron de los más de 200 perfiles que conoció el organismo.

Los 24 aspirantes estarían implicados en acciones ligadas a corrupción y narcotráfico.

El embajador de EE. UU. en Tegucigalpa, James Nealon, presente en la sesión del lunes del Parlamento, dijo en diciembre en un mensaje a través de la red social Twitter, que como Gobierno su país apoya “un proceso transparente que selecciona magistrados con alto profesionalismo e integridad”.

El trabajo de la Junta Nominadora ha sido elogiado por algunos sectores y criticado por otros, como la Coalición contra la Impunidad que integran varias organizaciones, que en un comunicado indicó que con los magistrados a elegir “se concluye con los cambios en las instituciones para fortalecer el autoritarismo” en el país.

El expresidente Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009, expresó el rechazo de su partido a la conformación de la nueva Corte Suprema de Justicia alegando que “no ha habido transparencia” en el proceso de elección de los candidatos a magistrados.

Además, sostiene que los nuevos magistrados que sean electos serán continuación de los salientes, de quienes recordó que apoyaron el golpe de Estado mediante el que él fue derrocado en 2009.

Horas antes de la votación del lunes, el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, y el titular del Parlamento abogaron porque el proceso concluyera sin sobresaltos.

El vicepresidente de la Asociación de Jueces por la Democracia, Mandell Tom Pandy Yates, dijo a Efe que lo que cuestionan es que “nuevamente ha quedado en evidencia que los partidos políticos se han puesto de acuerdo para repartir el poder en la Corte Suprema de Justicia”.

Ese reparto no es con el interés de tener una corte independiente comprometida con la justicia y la sociedad, agregó.

Los nuevos magistrados del Supremo que puedan resultar electos hoy tendrán el reto de recuperar la credibilidad de un poder judicial hondureño carente de credibilidad y salpicado por denuncias de corrupción de jueces y magistrados. EFE

gr/jac

(foto) (audio) (vídeo)