Compartir

Solo “los equipos de personas comprometidas con el cambio” garantizan que se cumplan las promesas, ha dicho esta mañana Pablo Iglesias en la Cadena SER. Y esas personas, a juicio del dirigente están en Podemos y en IU.

Después de hablar en la tarde del domingo con el líder socialista, el secretario general de Podemos ha insistido en Hoy por Hoy que su condición para apoyar la investidura de Pedro Sánchez es que haya ministros de Podemos y de Izquierda Unida en un número “proporcional a los resultados del 20D”. Si llegan a un acuerdo, “cuando todo esté escrito” consultarán a sus bases para decidir si siguen adelante.

Y Podemos descarta apoyar a Sánchez sin entrar en el Gobierno: “No creemos en esa vía”, ha aseverado, y ha argumentado que “la garantía” de que haya cambios es que entren a gobernar “equipos de personas que introduzcan savia nueva en los aparatos del Estado”.

Sobre la posibilidad de sacar adelante leyes que garanticen una reforma de la estructura del Estado y su plurinacionalidad, Pablo Iglesias sostuvo que quiere mantener una “dinámica de diálogo continuo” con Sánchez, con quien hasta ahora solo ha hablado tres veces tras las elecciones. En esa línea, está dispuesto a escuchar y considerar sus ideas sobre Cataluña: “Vamos a defender el referéndum, pero si tienen una propuesta distinta estamos dispuestos a escucharla”, ha dicho.

Iglesias defendió el referéndum como la vía “más eficaz” para evitar el “choque de trenes” y ha recalcado que está inspirada en lo que el PSC defendía hace un par de años. También ha subrayado que es una reivindicación “absolutamente mayoritaria” en Cataluña y que gana apoyos en el resto de España. “Queremos que Cataluña sea reconocida como nación en el marco de un nuevo encaje constitucional en España”, ha resumido.

Sobre su propuesta de crear un Ministerio de Plurinacionalidad, que Iglesias quiere poner en manos del líder de En Comú Podem, Xavier Doménech, ha avanzado que su objetivo será poner en marcha “vías para concretar institucionalmente la fraternidad y la plurinacionalidad”.

Se trata, ha dicho, de partir de que “el café para todos ha resultado ser insuficiente” y de que hay que reconocer la diversidad, y así “levantar puentes y crear un nuevo proyecto de ilusión” entre ciudadanos de diferentes territorios y “con otros encajes”.