Compartir

Lisboa, 24 ene (EFE).- El candidato conservador Marcelo Rebelo de Sousa lidera con claridad el escrutinio de las elecciones presidenciales lusas de hoy que, con el 27 % de los votos contabilizados, le otorga más del 56 % de las papeletas.

Así lo apuntan los datos facilitados por la Comisión Nacional Electoral (CNE) lusa que, de confirmarse, convertirían a Rebelo de Sousa en el sustituto de Aníbal Cavaco Silva al frente de la Jefatura del Estado sin necesidad de recurrir a una segunda vuelta.

Rebelo de Sousa, de 67 años, era el claro favorito en estos comicios en los que los sondeos a pie de urna ya apuntaban mayoritariamente a su victoria en primera ronda, para lo que necesita obtener más del 50 % de los sufragios.

El candidato fue apoyado oficialmente por el Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha) que presidió entre 1996 y 1999 y por el democristiano CDS-PP (la formación más a la derecha del arco parlamentario luso).

En segundo lugar se sitúa el ex rector de la Universidad de Lisboa António Sampaio da Nóvoa, próximo al Partido Socialista (PS), con un 20 % de las papeletas.

La principal sorpresa en este arranque del escrutinio es el mal resultado obtenido por Maria de Belém, ex presidenta de los socialistas, a la que las encuestas previas a esta jornada colocaban en tercera posición con un porcentaje cercano al 16 % y hasta ahora es cuarta con apenas el 4 % de los sufragios.

Su lugar es ocupado por la eurodiputada del Bloque de Izquierda Marisa Matías, que mejoró las expectativas y ronda el 9 %.

A esta cita con las urnas para elegir al nuevo presidente estaban llamados 9,7 millones de portugueses, en una jornada electoral sin incidentes de importancia.

Los avances de participación divulgados a lo largo del día apuntaban a un ligero repunte respecto a los comicios de 2011, cuando la abstención batió un nuevo récord al superar el 53 %. EFE