Compartir

Valencia, 23 ene (EFE).- La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mònica Oltra, ha asegurado que Mariano Rajoy renunció a ser presidente “mucho antes”, cuando “miró para otro lado” al extenderse la corrupción del PP y ha aplaudido que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, haya “sacudido” las fichas del tablero.

Para Oltra, la renuncia de ayer de Rajoy a ser candidato a la investidura fue la “escenificación de un fracaso que se produjo mucho antes” y ahora se interpela “a las fuerzas del cambio” a sentarse a hablar de las nuevas políticas centradas en las personas frente a las de los recortes, la corrupción y las leyes “perversas”.

Tras presidir una concentración de condena por los últimos asesinatos de violencia machista, la también coportavoz de Compromís ha valorado así el nuevo panorama político tras la renuncia de Rajoy y la propuesta de Iglesias para gobernar en coalición con el PSOE.

“La renuncia se produjo mucho antes cuando la corrupción vinculada al PP y a su presunta financiación ilegal se extendió como una mancha de aceite y Rajoy miró para otro lado y se benefició de esta corrupción”, ha defendido Oltra, quien ha reprochado que es la primera vez que un partido, el PP, está “imputado”.

Mònica Oltra ha asegurado, respecto a la propuesta de Podemos, que en el nuevo panorama de negociación primero deben negociarse las políticas, el qué, y luego el quién y ha asegurado que un “objetivo irrenunciable” para que Compromís apoye al nuevo Gobierno es que haya “un sistema de financiación justo”.

Según Oltra, Rajoy y el PP quedaron “inhabilitados” cuando “toleraron” la corrupción y ha defendido los ciudadanos “condenaron la corrupción y esa manera de gobernar de recortes que han dejado en la miseria a mucha gente y a los servicios públicos sin capacidad para garantizar los derechos esenciales”.

“En este momento se interpela a las fuerzas políticas del cambio para que haya un gobierno en este país, a la valenciana, que altere las prioridades políticas, que ponga en el centro a las personas y que haga lo contrario de lo que se ha estado haciendo estos años”, ha apuntado.

Entre sus prioridades, debe derogar “leyes perversas”, como la Ley Mordaza, las leyes penales y de Enjuiciamiento criminal, pensadas, según Oltra, “para la impunidad de los corruptos”, o la ley educativa que no tiene el consenso sino la oposición de la comunidad educativa.

Ha abogado por políticas “que rescaten personas frente a las que durante años han rescatado a los bancos y a los poderosos”, lo que a su juicio, es el “gran reto de esta legislatura”, además de sentarse a “hablar de cómo organizamos la arquitectura territorial de este país para que todos quieran formar parte de un proyecto de Estado y salgamos del inmovilismo en que Rajoy nos ha sumido”.

Respecto a la propuesta de Iglesias, ha apuntado que refleja “una panorama mucho más esperanzador que hace una semana porque ha sacudido un tablero en el que estaban las fichas sin moverse” y eso “siempre es positivo”, aunque ha señalado que primero deben ponerse de acuerdo en el qué para luego hablar del quién.

Preguntada por si la renuncia de Rajoy pone más presión a las fuerzas de izquierdas, ha asegurado que la presión fue el 20 de diciembre, cuando los ciudadanos “dieron claramente que querían otro panorama político” y que cualquier formación política debe escuchar “la voz de la gente que ha dicho basta”. EFE

mc/jlg