miércoles, 12 agosto 2020 23:42

Rajoy avisa a Sánchez de que si quiere la Moncloa estará a merced de Podemos

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha advertido hoy al del PSOE, Pedro Sánchez, que si quiere llegar a la Moncloa estará a merced de Podemos y será un presidente “hipotecado y humillado”, y ha garantizado que el PP no permitirá que un eventual gobierno de izquierdas lleve a cabo “disparates”.

Un día después de declinar la oferta del Rey de ser el primer candidato en optar a la investidura, el presidente del Gobierno en funciones ha intervenido en un acto del PP en Córdoba en el que ha insistido en ofrecer un pacto a socialistas y a Ciudadanos.

Y ha defendido su posición de ayer porque, según ha explicado, someterse a la investidura sin apoyos sería “un fraude y una falta de respeto” a sus votantes, a los que ha prometido que no serán “utilizados” para que empiecen a correr los plazos que marca la Constitución desde la primera votación.

En esta reunión de la junta directiva del PP de Córdoba, que parecía más un mitin por contar con la presencia de los principales dirigentes del partido en Andalucía y de numerosos simpatizantes que han aclamado a su presidente, Rajoy ha subrayado que España necesita un presidente “con dignidad”, y no alguien “humillado e hipotecado” que esté “a las órdenes” del partido de Pablo Iglesias.

Una y otra vez ha arremetido contra Pedro Sánchez y ese gobierno que el líder socialista “busca desesperadamente”, que estaría conformado por Podemos e IU pero necesitaría también el apoyo de los independentistas.

“Pueden sumar”, ha admitido Rajoy, pero ha señalado que un gobierno así haría “mucho daño” a España y en cualquier caso no podría gobernar ni llevar a cabo promesas como una reforma constitucional debido a la mayoría que los 'populares' tienen en el Senado.

“Pase lo que pase”, en cualquier caso, Rajoy ha prometido a los votantes del PP que pueden tener la “total y absoluta seguridad” de que la citada mayoría en la Cámara Alta, así como el primer puesto del PP en número de diputados en el Congreso evitará que se hagan “disparates”.

“Aquí no se van a hacer disparates, se va a defender la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad de los españoles, la recuperación económica y la creación de empleo”, ha subrayado.

Ha prometido en este sentido que su partido no “jugará” con los votos de quienes les han apoyado ni los usará “para fines distintos de defender” aquello con lo que se comprometió en campaña.

“Yo desde luego ni busqué, ni busco ni buscaré apoyos entre los que amenazan la unidad de España”. “Ni busqué, ni busco ni buscaré apoyos entre los que no aceptan la soberanía nacional, piensan que no somos iguales o exhiben frivolidades económicas propias de radicales y extremistas que pueden arruinar nuestro país”, ha prometido Rajoy.

De nuevo ha dicho el jefe del Ejecutivo que otras elecciones supondrían “un fracaso” y demostrarían, ha señalado que los políticos no han estado a la altura de las circunstancias.

Por eso ha insistido en defender su propuesta de una gran coalición con el PSOE y Ciudadanos, algo que no ha sido posible, ha dicho, porque Sánchez se ha negado a hablar con él, y ha reprochado al líder socialista su disposición a dialogar con todos menos con el PP, y a llegar a acuerdos incluso con los independentistas, “regalando” senadores para permitirles formar grupo en esa Cámara.

“En la vida, y la política forma parte de la vida, no vale todo”. Con esta frase ha concluido Rajoy su discurso en este acto en el que ha estado arropado por el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno; los vicesecretarios generales Fernando Martínez Maillo y Javier Arenas, el portavoz de los 'populares' en el Congreso, Rafael Hernando, y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, entre otros.

Ha insistido Rajoy en defender su decisión de ayer por considerar que no puede optar a la investidura cuando “a la misma hora” quienes van a rechazarla están “pactando y repartiéndose el próximo gobierno”.

Mariano Rajoy ha insistido en que el pasado 20 de diciembre los españoles mandaron un mensaje a los políticos. “Nos dijeron hablen, dialoguen, entiéndanse y si tienen un problema lo resuelven ustedes que para eso se dedican a la política. El PP lo entendió así porque era nuestra obligación”, ha señalado.

Y ha defendido su idea de una gran coalición como la “más lógica, sensata y razonable”, porque se parecería a la que tienen muchos otros países europeos y haría que el Gobierno contase con el apoyo de más de 250 escaños en el Congreso y pudiese hacer reformas para muchos años.

Además, ha apostillado, la gran coalición daría un mensaje dentro y fuera de España, “de seguridad, tranquilidad y certidumbre”.

Todo en un acto en el que Juanma Moreno se ha preguntado dónde está la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ante la “locura colectiva” del líder socialista, Pedro Sánchez, de “ceder” ante los “radicales”.

Se ha preguntado así “dónde está la reina de la equidistancia” en este momento, y ha pedido a Díaz, quien está “muy callada a pesar de ser muy locuaz”, que manifieste “de manera urgente” si “está dispuesta” a ese gobierno con Podemos.

Artículos similares