jueves, 1 octubre 2020 16:09

La muerte de uno de los padres de la democracia portuguesa empaña la campaña

Lisboa, 19 ene (EFE).- El repentino fallecimiento del veterano socialista António de Almeida Santos, considerado uno de los padres de la democracia portuguesa, empañó hoy la campaña para las presidenciales del domingo, cuyos principales candidatos decidieron homenajearle relegando los actos electorales a un segundo plano.

El claro favorito, Marcelo Rebelo de Sousa, de signo conservador, la exministra Maria de Belém y el antiguo rector universitario António Sampaio da Nóvoa, ambos de la órbita socialista, suspendieron los actos de campaña programados para esta jornada para rendir tributo a Almeida Santos, fallecido hoy a los 89 años en Oeiras (afueras de Lisboa).

La más consternada por la noticia fue De Belém, a quien el veterano socialista apoyaba públicamente como próxima presidenta de Portugal y que había participado en un acto de respaldo a ella este mismo domingo.

“El fallecimiento de Almeida Santos es una pérdida irreparable para Portugal, para la democracia portuguesa y para el Partido Socialista”, manifestó una emocionada De Belém, quien paralizará sus actividades electorales hasta después del funeral, que se celebra mañana en Lisboa.

Almeida Santos, cuya muerte ha provocado una cascada de reacciones tanto en la izquierda como en la derecha portuguesa, desempeñó un papel importante en los primeros gobiernos después de la dictadura y previos a la redacción de la Constitución de 1976.

Fue titular de diferentes carteras en tres Ejecutivos constitucionales (responsable de Justicia, adjunto al primer ministro y de Asuntos Parlamentarios), ejerció de líder parlamentario de la bancada socialista entre 1991 y 1994 y también fue elegido presidente del Parlamento luso en dos legislaturas.

El actual presidente de Portugal, el centro-derechista Aníbal Cavaco Silva; el primer ministro luso, el socialista António Costa, y veteranos camaradas de partido, como el expresidente Mário Soares y Manuel Alegre, expresaron emotivos mensajes de despedida.

La muerte del longevo dirigente socialista relegó a un segundo plano las consignas clásicas de las campañas electorales y trastocó hoy la mayoría de los discursos.

El conservador Rebelo de Sousa, claro favorito para vencer el domingo con mayoría absoluta y evitar una segunda vuelta, recordó el importante legado de Almeida Santos.

“Desgraciadamente van desapareciendo los padres de la democracia” portuguesa, constató.

Antes de suspender sus actos electorales de hoy, el candidato Sampaio da Nóvoa dejó uno de los pocos mensajes políticos de la jornada, cuando se refirió a las negociaciones entre Lisboa y Bruselas para los presupuestos de 2016.

“Vamos a confiar en que nuestra capacidad de intervención en el espacio europeo se va a reforzar”, comentó el antiguo rector.

El actual Ejecutivo socialista del primer ministro António Costa presentará en breve en Bruselas las líneas generales del presupuesto estatal de 2016, que incluye una controvertida disminución de las medidas de austeridad, vistas con desconfianza por muchas instancias europeas.

Los candidatos que parten detrás de los tres favoritos, la eurodiputada del Bloque de Izquierda Marisa Matías y el antiguo sacerdote y dirigente comunista Edgar Silva, mantuvieron hoy un tono más político en sus intervenciones, aunque enviaron también mensajes de condolencias por la muerte del presidente de honor del PS.

El impacto por el fallecimiento de Almeida Santos afectará también a la celebración del debate televisado en horario de máxima audiencia previsto para esta noche y que, en principio, iba a reunir por primera vez a los diez aspirantes a la presidencia, un récord en los 40 años de democracia.

De Belém declinó participar en homenaje a su antiguo compañero, mientras Rebelo de Sousa pondera secundar a la candidata.

En las presidenciales de Portugal de este domingo se elegirá al sucesor del conservador Cavaco Silva, que ya cumplió diez años en el cargo, el máximo que permite la ley.

El centro-derechista Rebelo de Sousa, de 67 años, es el claro favorito pues las encuestas le otorgan hasta un 55 % de los apoyos, porcentaje que le ahorraría una segunda vuelta.

Con cerca de un 15 % de los votos, le siguen Sampaio da Nóvoa, de 61 años, y De Belém, de 66, que luchan por ser segundos en la votación y disputar una hipotética segunda vuelta a Rebelo de Sousa. EFE

atc/pi/psh