Compartir

Indira Guerrero

Caracas, 18 ene (EFE).- El Gobierno de Venezuela comenzó hoy a sentar las bases de un plan para atender la emergencia económica del país petrolero con unas líneas maestras con las que prometen salir del atolladero sin dejar daños sociales.

Después de que “el plan de recuperación económica” de 2015, con el que el presidente de ese país, Nicolás Maduro, prometió atender la crisis que arrastra desde 2014, no mostrara resultados y la economía retrocediera por segundo año consecutivo, su Administración se prepara para paliar la crisis con una “agenda económica bolivariana”.

El vicepresidente ejecutivo, Aristóbulo Istúriz, afirmó hoy que el Gobierno evitará una salida “neoliberal” para salir del atolladero y aseguró que en esta ocasión están seguros de las acciones con las que repararán la economía nacional que mostró el peor desempeño de la región.

“Estamos obligados a construir un modelo productivo que nos permita al mismo tiempo que se genera la riqueza mantener y profundizar las conquistas del pueblo”, dijo a un grupo de empresarios.

Istúriz y varios miembros del tren Ejecutivo comenzaron hoy una ronda de entrevistas y encuentros con empresarios de todo el país para dar mayores detalles de la agenda y pedir la confianza del sector privado en esta nueva ruta.

“Tenemos que buscar una salida que no sea la neoliberal”, remarcó el funcionario que además preside el Consejo Nacional de Economía creado para atender la situación del país, que terminó el 2015 con una inflación de tres dígitos.

Tras decretarse el pasado viernes un estado de emergencia económica “la idea es que no estemos estudiando tanto las cosas, porque ya hay bastantes estudios, bastantes diagnósticos, nos llegó la hora de presentar el examen”, indicó.

La economía de Venezuela, que depende un 95 por ciento de la venta de petróleo, está profundamente afectada por la caída de los precios internacionales del “oro negro” que, según Istúriz, le ha llevado a perder un 70 por ciento de sus ingresos.

Según cifras oficiales desveladas el pasado viernes, la inflación de los primeros nueve meses de 2015 fue del 108,7 por ciento (acumulada) y anualizada al cierre del tercer trimestre de ese año se situó en el 141,5 por ciento.

La recesión se prolongó por segundo año consecutivo con la contracción del Producto Interior Bruto durante los tres primeros trimestres del año, el primero se contrajo un 1,4 por ciento, luego un retroceso de 4,7 por ciento y en el tercero 7,1 por ciento.

Estos son los peores datos de inflación registrados en la historia del país, que vivió una de sus peores crisis en 1996 con una inflación del 103 por ciento, y otra en 1989 con el 84,5 por ciento, que degeneró en las protestas y disturbios conocidos como “El Caracazo”.

Las medidas aplicadas para atender la crisis de entonces fueron las que motivaron las revueltas callejeras, y “eso es lo que debemos evitar”, dijo hoy Istúriz al grupo de empresarios.

El Consejo Nacional de Economía, explicó Istúriz, es una instancia creada para buscar y aplicar las soluciones y tiene como objetivos: hacer un plan productivo, elevar la captación de divisas y diversificar las fuentes, además de regular el sistema de producción y distribución de productos de primera necesidad.

También se plantea como meta optimizar la recolección de impuestos y agilizar los procesos de la banca.

El consejo -formado por ministros, empresarios, y líderes locales- se instalará mañana y su agenda de trabajo será detallada por el presidente venezolano.

Las acciones que planea el Ejecutivo están enmarcadas en el decreto de emergencia económica que oficializó el pasado viernes y que aún está a la espera de la aprobación del Parlamento, controlado por los opositores.

Pese a la urgencia del decreto la Cámara no incluyó la discusión el la agenda de mañana y los opositores no han dejado clara su posición ante el decreto que de ser rechazado, echaría por tierra el plan de Maduro.

El gobernador de Miranda y ex candidato presidencial opositor, Henrique Capriles, criticó hoy el decreto de emergencia económica argumentado que implica “darle más poder a los responsables de la crisis”.

El gobernador consideró que al debate en el Parlamento sobre este decreto deberían asistir los ministros para que expliquen en qué fueron invertidos los recursos del país con las mayores reservas probadas de petróleo en el mundo. EFE

igr/jsg

(foto) (vídeo) (audio)