Compartir

Guatemala, 15 ene (EFE).- El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, reafirmó hoy el papel que el Ejército tendrá en la construcción de un nuevo país “feliz e inmortal”, como garante constitucional, cuerpo de paz y fuerza de trabajo.

Recibido por una multitud de cadetes y veintiuna salvas, Morales recibió de manos del ministro de Defensa, Williams Mansilla, el bastón de mando de las Fuerzas Armadas guatemaltecas, durante un acto celebrado en el Campo de Marte de la capital.

Ante los uniformados, el nuevo presidente destacó el esfuerzo y la labor del Ejército en el mantenimiento de la paz y el respeto a las normas constitucionales.

Asimismo, subrayó su papel en las crisis humanitarias causadas por desastres naturales, como el terremoto de 1976, el huracán Mitch de 1998 o la reciente tragedia de la colonia El Cambray II, donde un derrumbe provocó en octubre pasado la muerte de al menos 280 personas.

Junto a su participación en las misiones de paz de la ONU, estas son las principales tareas encomendadas al Ejército y que Morales pidió a los uniformados que sigan realizando bajo un mandato de “transparencia” y “rendición de cuentas”.

Dentro del proceso de modernización, el nuevo mandatario guatemalteco encomendó a las Fuerzas Armadas una nueva misión, “la reconstrucción de la Guatemala profunda”.

Para ello, pidió que se utilice la “maquinaria” existente para iniciar la reconstrucción de 8.000 kilómetros de caminos, puentes y carreteras en las zonas rurales del país.

De esta manera, afirmó Morales en su alocución, el Ejército contribuirá a “hacer historia”, “ayudando a construir la Guatemala feliz e inmortal”, una idea que ya incluyó ayer en su discurso de investidura y que ha barajado en otras apariciones públicas.

Morales, cuyo partido el Frente de Convergencia Nacional (FCN) fue fundado por exmilitares, reiteró el papel clave que la institución castrense tendrá en la nueva legislatura: además de garante constitucional, el Ejército será una fuerza de trabajo más en el país.

Ayer, representantes del Ejército y la iglesia acudieron a la investidura de Morales en el centro cultural Miguel Ángel Asturias, en señal de apoyo al nuevo Ejecutivo.

Hoy, durante el acto de pasar revista a las tropas, el reverendo Oscar Gracias fue el encargado de saludar al nuevo mandatario y bendecir el inicio de su gestión.

A continuación, el general Williams Mansilla -uno de los pocos ministros que continuará en su cargo tras ser nombrado por el expresidente Otto Pérez Molina, actualmente en prisión acusado de corrupción- tomó la palabra para reiterar el compromiso del Ejército con la democracia en Guatemala.

“Somos una institución madura que entendemos el papel que jugamos en una sociedad democrática”, afirmó Mansilla en su intervención ante los soldados.

El ministro destacó los valores de “disciplina” y “obediencia” como “soporte” de una institución que es un “instrumento del Estado para servir a la patria” en su “desarrollo”, “paz” y “defensa”.

Posteriormente, Morales, ya como comandante general de las Fuerzas Armadas guatemaltecas, pasó revista a las tropas en el Campo de Marte.

Este acto público, al que acudió el vicepresidente Jafeth Cabrera, fue el primero en el que Morales participó como máximo dirigente del país, tras tomar posesión ayer del cargo en sustitución de Alejandro Maldonado.

Antes de visitar a las tropas, Morales mantuvo hoy sus primeras reuniones como máximo mandatario con representantes de Taiwán, la Unión Europea y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). EFE

pl/pp/ev/acm