viernes, 25 septiembre 2020 19:04

Pablo Iglesias habría cobrado 93.000 euros de Irán entre 2013 y 2015 a través de una empresa investigada por la UDEF

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, recibe a título personal fondos provenientes de Irán que suman alrededor de 93.000 euros netos entre los años 2013 y 2015, según la documentación que está investigando la Policía Nacional. El problema es que Iglesias, según el diario ABC, que publica hoy la exclusiva, factura su trabajo a una empresa de capital iraní que investiga la Udef de la Policía.

Estos ingresos se han simultaneado con su sueldo de 8.000 euros mensuales como eurodiputado, cargo que ejerció entre julio de 2014 y octubre de 2015. El caso es que, según el rotativo, Iglesias no habría publicado sus rentas provenientes de Teherán en el portal de la transparencia de Podemos, donde sus “salarios, honorarios y retribuciones” más recientes son de 2013 y no especifica su origen. Declara la actividad de “Presentador y Director de programa de debate televisado (Fort Apache) Enero 2013-Presente”, pero no informa sobre los réditos obtenidos en el año 2014 ni en el 2015.

Los pagos a Iglesias los realiza la sociedad 360 Global Media S.L., controlada por el empresario iraní Mahmoud Alizadeh, como consta en una de las facturas librada por Iglesias que puboica ABC. Al parecer, estos honorarios corresponden a los “programas del 107 al 114”. A la factura se le suma el correspondiente IVA y se aplica la retención de Hacienda.

El concepto de la factura es “Director/Presentador Fort Apache”, el programa que emite Hispan TV, la cadena que impulsó el gobierno iraní en la etapa final de la presidencia del conservador islamista Mahmud Ahmadineyad para influir en España y en países de lengua española. 

El diario madrileño asegura que los fondos pasan por un complejo entramado de empresas pantalla y entidades financieras desde que salen de Irán hasta que llegan a la cuenta de Iglesias en ING. Al parecer, esta lmbicada forma de pago se correspondería con el intento de dotar de opacidad a la ruta del dinero para evitar los embargos de Irán y que las transferencias no vayan directamente del país persa a España.