Compartir

Madrid, 13 ene (EFE).- El Senado ha comenzado hoy oficialmente su andadura en la undécima legislatura con su reforma en el punto de mira de todos y con polémica girando en torno a Podemos, que ha quedado fuera de la Mesa y que ha anunciado que quiere tener dos grupos parlamentarios en esta Cámara.

De forma simultánea al Congreso, el Senado ha celebrado la sesión constitutiva, en la que ha sido reelegido como presidente Pío García-Escudero, que ya ha ocupado este cargo en la anterior legislatura, y con una Mesa en la que están representados PP, PSOE y PNV, lo que ha suscitado las quejas de Podemos.

García-Escudero ha sido reelegido presidente con 144 votos a favor de los 265 emitidos, mientras que como vicepresidente están el senador riojano Pedro Sanz (PP) y el valenciano Joan Lerma (PSOE), que han recibido 143 y 90 votos, respectivamente.

La Mesa se ha completado con los cuatro secretarios: Luis Aznar (PP, 144 votos), Adela Pedrosa (PP, 144 votos), Juan Carlos Raffo (PSOE, 93) y María Eugenia Iparragirre (PNV, 81 votos).

El portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar, ha criticado duramente que su partido, tercera fuerza en la Cámara, se haya quedado fuera del órgano de gobierno de la misma, y ha acusado al PSOE de hacer un “ejercicio de trilero parlamentario” para colocar al PNV.

Unas palabras a las que han reaccionado inmediatamente tanto el portavoz del PSOE, Óscar López, como el del PP, José Manuel Barreiro, que han negado que haya habido ningún acuerdo, y ambos han recordado que sus parlamentarios han votado en contra de las candidaturas del otro.

También puede haber polémica con la pretensión de Podemos de tener dos grupos parlamentarios en el Senado, tras la negativa de PP, PSOE y Ciudadanos a que tenga cuatro grupos en el Congreso.

En declaraciones a los periodistas, Espinar ha señalado que la apuesta de su partido es tener dos grupos: “Uno de Podemos y otro que visibilice lo que es este país, un Estado plurinacional y un país de países”.

Los partidos tienen cinco días para presentar sus propuestas sobre formación de grupos, y la Mesa contestará después.

En su primer discurso tras ser reelegido, Pío García-Escudero ha destacado el valor y el “potencial futuro” del Senado para el perfeccionamiento del Estado autonómico y ha asegurado que su objetivo es articular un consenso para que en esta legislatura salga adelante la reforma de esta institución.

García-Escudero ha señalado que su compromiso con el Senado es “más estrecho que nunca” y que su convicción sobre su valor presente y sobre su potencial “no ha mermado en lo más mínimo”.

Fundamentalmente, ha continuado, en lo que se refiere a la cooperación territorial y a servir de cauce para la participación activa de las comunidades autónomas “desde esa visión cooperativa, multilateral, solidaria, y leal”.

Sobre la reforma del Senado y el último intento de hace apenas cuatro meses que “quedó a las puertas de la meta”, ha considerado que los trabajos llevados a cabo por la ponencia en la anterior legislatura son un “interesante punto de partida” para seguir en ese camino.

“Desde hoy mismo, vuelvo a ponerme a disposición de los grupos parlamentarios para seguir trabajando por la reforma de esta Cámara. Mi ánimo es el de contribuir, cuanto me sea posible, a articular el consenso imprescindible para que salga adelante con éxito”, ha manifestado.

El Senado puede convertirse en esta legislatura en determinante, teniendo en cuenta la fragmentación del Congreso, pero en ningún caso podría bloquear la acción de gobierno, según el criterio del portavoz socialista.

Óscar López ha dejado claro que la mayoría absoluta que tiene el PP en esta Cámara no bloquearía un hipotético gobierno de izquierdas, porque es una situación que ya se ha producido en el pasado, por ejemplo con el último Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

De momento, la sesión constitutiva de hoy ha dejado un sinfín de fórmulas distintas para que los senadores acataran la Constitución.

Muchos parlamentarios han querido expresarse en la lengua de su comunidad, algunos han acatado por imperativo legal y otros, como los representantes de ERC y DiL, han dicho que lo hacían sólo hasta la independencia de Cataluña.

Los más originales han sido los senadores de Podemos, que han añadido coletillas en las que incluían trabajar por mejorar la Carta Magna o por poner todas las instituciones al servicio del bien común.

Ahora bien, la que se ha llevado el aplauso más caluroso ha sido una parlamentaria del PSOE, Laura Berja, en avanzado estado de gestación. “Sí, prometemos”, ha dicho. EFE

bgo-ess-bal-jui/emc

(foto) (vídeo) (audio) (infografía)