Compartir

Madrid, 12 ene (EFE).- El socialista Patxi López será elegido mañana nuevo presidente del Congreso en sustitución de Jesús Posada gracias al apoyo de Ciudadanos, que también ha llegado a un acuerdo por separado con el PP por el que el partido más votado se garantiza tres puestos en la Mesa, uno más que el resto de formaciones.

Un acuerdo “a tres bandas” en el que el PP ha renunciado a presentar su propio candidato para presidir el Congreso, aunque, eso sí, tampoco apoyará a Patxi López en la votación de mañana.

Si no hay sorpresas en la votación, secreta y en urna, el PP contará con tres miembros en la Mesa, dos vicepresidentes y un secretario; el PSOE otros dos: el presidente y un vicepresidente; Ciudadanos amarra otros dos asientos; y Podemos tendrá dos más, hasta completar los nueve vocales de este importante órgano del Congreso.

Podemos no se ha sumado al acuerdo porque ha insistido en formar cuatro grupos parlamentarios separados, el liderado por Pablo Iglesias y otros tres con sus “marcas” electorales territoriales, lo que no ha sido aceptado por el resto de fuerzas políticas al incumplir el reglamento del Congreso.

No obstante y de votar a sus propios candidatos, Podemos obtendría con sus 69 votos un vicepresidente y un secretario de la Mesa.

El PP, que durante las últimas semanas había insistido en que le correspondía la Presidencia del Congreso como partido más votado en las elecciones del 20 de diciembre, ha dado ahora el visto bueno a un acuerdo que le garantiza una posición mayoritaria en este órgano, vital para la organización parlamentaria.

Jesús Posada se ha despedido con cierta pena, aunque se ha felicitado de que su sucesor, el socialista Patxi López, vaya a ser elegido mañana con un amplio consenso.

“Siempre he dicho que me hubiera gustado repetir. Este es un puesto muy bonito, pero siempre he dicho que lo veía muy difícil”, ha reconocido Posada, que seguirá en la Cámara como diputado por Soria.

Desde el PSOE, Pedro Sánchez se ha congratulado por la elección de López, una persona “acreditada” que “trasciende la figura de un partido político” y que cuenta con experiencia institucional como lehendakari, con el diálogo como bandera.

“Es una extraordinaria noticia para el PSOE y para la nueva etapa que se tiene que abrir en el Congreso y en la vida pública”, ha añadido.

No obstante, ha lamentado que Podemos, por sus “contradicciones internas”, no se haya sumado al pacto con Ciudadanos sobre la Presidencia y la Mesa del Congreso.

También se ha felicitado por el acuerdo el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que considera que se abre una nueva etapa con separación “absoluta” de poderes y en la que se “invalida” la tentación que pueda tener cualquier grupo para hacer un uso partidista de la Cámara.

Rivera, eso sí, ha alertado que vincular este “gran acuerdo” con el PP y el PSOE con futuras alianzas de Gobierno “sería imprudente”. “No se pueden sacar conclusiones”, ha insistido.

En el otro extremo, Podemos ha criticado el pacto que dibuja -a su juicio- “una alianza a tres por el inmovilismo” y “un búnker contra el cambio” sellado por “la vieja política”.

“Parece que PP, Ciudadanos y PSOE han acordado repartirse la Mesa del Congreso. Los tres del búnker comienzan a cabalgar”, ha denunciado Pablo Iglesias.

Pese a ello, Podemos aún confía en que el PSOE “apueste por la sensatez” y acepte la constitución de cuatro grupos parlamentarios de Podemos y cada de sus confluencias territoriales en Cataluña, Galicia y Valencia, lo que -añade- “permitiría seguir avanzando hacia un acuerdo que haga real la voluntad de cambio que los ciudadanos han expresado en las urnas el pasado 20 de diciembre”.

Y es que, una vez conformada mañana la Mesa del Congreso, los diferentes partidos tienen cinco días para solicitar la formación de los grupos parlamentarios.

Será después la Mesa la que decida si esos grupos se ajustan o no a las normas internas de la Cámara.

Este mismo órgano acordará también en qué lugar del hemiciclo se sentarán los diferentes grupos, lo que puede acarrear también discrepancias entre PSOE y Podemos, o las oficinas que ocuparán en las dependencias del Congreso.

El mismo pleno en el que se constituye mañana el Congreso se celebrará de forma simultánea en el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta, y el candidato popular, Pío García-Escudero, repetirá como presidente de la Cámara Alta. EFE

edr.cor/ram

(foto) (vídeo) (audio)