Compartir

Madrid, 12 ene (EFE).- El turismo volvió a ser en 2015, por tercer año consecutivo, el motor clave de la recuperación económica y de la creación de empleo al cerrar el ejercicio con un repunte del 3,7 % en su actividad y con 1,4 millones de afiliados a la Seguridad Social, según ha anunciado hoy la Alianza para la excelencia turística, Exceltur.

La actividad turística finalizó así 2015 medio punto por encima del crecimiento del conjunto de la economía española, tras generar 124.000 millones de euros, cifra que representa el 11,7 % del PIB español.

Además generó 73.343 nuevos puestos de trabajo (uno de cada 7), un 5,5 % más que en 2014.

El sector está convencido de que la aportación del turismo al crecimiento y su condición de motor de la economía española se prolongará este año, aunque a un ritmo algo menor, y volverá a crear empleo de forma intensa.

Excletur prevé un crecimiento del 3,4 % del PIB turístico en 2016, pero advierte de que podría ralentizarse hasta un 2,7 % por el efecto negativo que puedan tener sobre la confianza de los españoles y sus niveles de consumo el retraso en la formación de un nuevo gobierno, tras las elecciones generales del 20 de diciembre.

Estas siete décimas de diferencia equivalen a 900 millones de euros menos, señaló hoy el vicepresidente ejecutivo Exceltur, José Luis Zoreda, en rueda de prensa.

Si no se superan en seis meses “las incertidumbres de formación de un gobierno estable que otorgue confianza y seguridad jurídica interna y externa”, el crecimiento del sector podría ralentizarse, insistió.

La “francamente buena” evolución del sector, que se aproxima a los ritmos de crecimiento máximos de la pasada década logrados en 2006 -año previo a la crisis-, ha sido impulsado en 2015 tanto por la llegada de turistas extranjeros como por una “clarísima” recuperación de la demanda española, con incrementos superiores al 5 %, apuntó.

Los destinos españoles de sol y playa han vuelto a beneficiarse de la inestabilidad geopolítica en algunos de sus principales países competidores, que ha generado un nuevo trasvase adicional de no menos de un millón de extranjeros hacia España, de los 2,1 millones que han perdido Túnez, Egipto y Turquía en 2015.

Entre un tercio y la mitad del crecimiento del número de turistas extranjeros en España se debe a los problemas en los mercados competidores, agregó Zoreda.

En su opinión, España puede ser un gran “embudo” que recoja a los turistas que dejen de ir a Turquía, sacudida hoy por un atentado en Estambul que ha dejado diez muerte y quince heridos.

A ello se añade el conflicto político entre Rusia y Turquía, país que recibe 33 millones de turistas al año, de los que 5 millones son rusos, recordó.

Precisamente, la intensificación de la inestabilidad en Egipto y Turquía en el último trimestre de 2015 ha propiciado un fuerte aumento de las llegadas a España y con ello un “notable tirón” de la actividad del sector, lo que ha llevado a Exceltur a revisar al alza una décima el crecimiento del PIB turístico para el conjunto de 2015.

En cambio, en los últimos meses del año la demanda española ha experimentado una notable desaceleración debido, en gran parte, al retraso en el lanzamiento del programa de viajes del Imserso y la menor propensión a viajar en fechas coincidentes con las elecciones del 20D y por algunas cancelaciones tras los atentados en París.

A pesar de la llegada de más turistas a España, su gasto medio ha seguido bajando, hasta 741 euros en 2015, ya que los mayores incrementos en la demanda extranjera se han registrado en el segmento vacacional, que se asocia a un menor gasto, al igual que los usuarios de alquiler de viviendas, que han vuelto a crecer notablemente.

Zoreda destacó que los destinos ganadores en 2015 han sido los del interior, con Madrid a la cabeza, el norte del país -Cantabria, Asturias y Galicia-, islas Baleares y la costa mediterránea.

El escenario de 2015 ha favorecido especialmente a hoteles urbanos y compañías de transporte, los dos subsectores que, junto con las empresas de ocio, más habían sufrido durante la crisis. EFE

kot/jla