Compartir

Miriam Burgués

Washington, 11 ene (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, se dedicó hoy a ultimar su último discurso sobre el Estado de la Unión, que dará mañana ante el Congreso y que no será “tradicional” ni en el contenido ni en las vías en las que podrá seguirse.

Obama pasó una “parte significativa” del fin de semana en la preparación de su intervención y hoy, sin actos públicos previstos y con una agenda “flexible”, también dedicará tiempo a repasar y ultimar detalles, según comentó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

En un vídeo divulgado la semana pasada, Obama ya anticipó que su último discurso sobre el Estado de la Unión estará más dirigido a los estadounidenses en general que al Congreso, porque quiere hablar a la nación de las “grandes cosas” pendientes que garantizarán un país “mejor, más fuerte y más próspero” para las futuras generaciones.

En la misma línea, Earnest dijo hoy que el presidente se centrará en “las oportunidades y retos a los que se enfrenta el país” y en subrayar que el “tipo de decisiones” que se tomen ahora tendrán “un impacto significativo” en las futuras generaciones de estadounidenses.

El portavoz destacó, además, que Obama “nunca ha sido tan optimista” sobre la “capacidad” de los estadounidenses para enfrentar los desafíos pendientes y “sacar el máximo rendimiento” a las oportunidades presentes.

En plena campaña para las elecciones presidenciales del próximo noviembre y con los caucus (asambleas populares) de Iowa, que abren el proceso de primarias, a la vuelta de la esquina, se espera que Obama dé un discurso más “político” de lo que es habitual en el Estado de la Unión.

El presidente tratará, sin duda, de remarcar los logros de su mandato, que culminará en enero de 2017, y de poner sobre la mesa que la mejor forma de preservar lo conseguido es elegir a otro demócrata en noviembre.

Al abordar su legado, es muy probable que Obama se refiera a la recuperación económica, impulsaba por una notable bajada del desempleo, al rescate de la industria del automóvil y a sus medidas contra el cambio climático, y en política exterior habrá seguramente menciones al acuerdo nuclear con Irán y al acercamiento con Cuba.

En cuanto a las asignaturas pendientes, es casi seguro que Obama volverá a apelar a la necesidad de un mayor control de las armas de fuego, un asunto prioritario para él en esta recta final de mandato, y a reiterar su determinación de tratar de cerrar la cárcel de Guantánamo antes de dejar la Casa Blanca.

Sobre las prioridades legislativas para este año, Earnest explicó hoy que Obama abordará la reforma del sistema de justicia penal, un asunto que cuenta con “un fuerte apoyo bipartidista” en el Congreso.

Asimismo, el mandatario espera que los legisladores tomen pronto los “pasos” necesarios para ratificar el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, en inglés), suscrito por doce países, entre ellos EEUU y Japón, en octubre pasado.

El discurso de este año será transmitido en la plataforma de vídeo de Amazon y en vivo en YouTube, según anunció la Casa Blanca, que se unió hoy a Snapchat, la red social de vídeos y mensajes instantáneos que desaparecen segundos después de ser vistos.

Snapchat tiene más de cien millones de usuarios diarios, en su mayoría jóvenes, un sector con el que la Casa Blanca ha conectado en estos últimos años a través de otras redes sociales como Facebook o Twitter.

Igual que en 2015, Obama será entrevistado este viernes por tres celebridades de YouTube y responderá a preguntas de los ciudadanos acerca de su último discurso sobre el Estado de la Unión.

Un refugiado sirio y un inmigrante mexicano estarán entre los 23 invitados por la Casa Blanca para presenciar el discurso desde el palco de la primera dama, Michelle Obama.

Obama ha decidido también dejar un asiento vacío en ese palco en homenaje a las víctimas de la violencia causada por las armas de fuego.

Tras el discurso de este martes, el presidente continuará con la tradición de visitar algunos estados del país y, en esta ocasión, realizará una gira de dos días por Nebraska y Luisiana.

Este año la encargada de dar la réplica republicana al discurso sobre el Estado de la Unión de Obama será la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, y se espera que los aspirantes a la candidatura presidencial del partido conservador también se pronuncien una vez concluido el discurso. EFE

mb/pa/psh